viernes. 09.12.2022
MEMORIA

Unos 500 niños de colonias de verano en el norte, evacuados desde Laredo para “poder” volver a Madrid

Elías
Elías Ollero y Luis Ezkurra en Gerona, el 7 de abril de 1937

La reciente difusión de esta noticia en una emisora local, Radio Laredo, nos ha traído a la actualidad un trabajo iniciado sobre este tema, que encontraba el límite en la falta de testimonio de personas que habiéndonos aclarado otros hechos, no recordaban uno de tanta trascendencia. La emisora municipal citaba un reportaje de noviembre de 1936, de un semanario de La Habana que se publicaba para la amplia colonia montañesa en Cuba, en la que no faltaban muchísimos laredanos, por lo que dicha publicación disponía de corresponsal local. Así comienza relatando José Pajares y la Asociación Memorialista de Laredo lo ocurrido en 1936 según fuentes personales y familiares (hijo) del protagonista, la prensa de la época (La Petite Gironde, 11/10/1936; Mundo Gráfico, 23/12/1936 de la Biblioteca Nacional de España) y el Registro Civil de Santa Cruz de Tenerife (Canarias). El relato continúa:

Pero, vayamos al principio:

“Buenas tardes. Me ha dado su número el archivero de Laredo. Por favor, indíqueme cuando podríamos hablar sobre la primera evacuación del año 1936. Un saludo // Le he remitido al Sr. Brígido un recorte de prensa de un periódico francés que da cuenta de una evacuación humanitaria de niños y mujeres que partieron de Laredo. Mi padre fue uno de los niños...”

Este mensaje, recibido el 30 de mayo de 2018, nos puso sobre la pista de este acontecimiento.

Imagen1

El recorte de prensa a que se refería el interlocutor corresponde a un semanario que veía la luz los domingos en la zona del Loira, La Petite Gironde, del 11 de octubre del 36 y la noticia de que se hace eco corresponde al domingo anterior, día 4.

Encontramos otra publicación, un semanario popular, Mundo Gráfico, que el 23 de diciembre de 1936 recoge el acontecimiento. Entre las actividades promovidas por la Delegación de Evacuación de Madrid, haciendo el balance de los meses de guerra, recoge la Evacuación de las colonias Veraniegas del Norte, en una reseña que hemos compuesto por dos fragmentos de páginas contiguas de ese número.

Imagen2

Por último, lo recogido por la prensa cubana, descubierta en lo difundido por la emisora local, que viene a recoger como se vivió este acontecimiento en Laredo:

Imagen3

Hay una coincidencia en el tronco de la noticia, con una leve diferencia entre el número de protagonistas, 465 para el semanario francés, 500 en el hebdomadario madrileño y 550 personas, entendemos que cuentan también a algún adulto, pero estamos hablando de un grupo de niños y niñas de en torno a 500.

Uno de los grupos realizaba el Campamento de Verano en el mismo Laredo, en el salón que hoy ocupa el Cine Municipal, según nos relatan en Radio Laredo.

Precisamente, lo recogido por La Montaña, de La Habana, sobre el acogimiento de los laredanos, especialmente para pasar la noche (o noches), era el testimonio que nos faltaba certificar y que solo había sido corroborado por los nietos del Aguacil Municipal

Vamos con la historia de alguno de los protagonistas de esta historia, especialmente la del padre del interlocutor, Jorge Ollero, que ha sido en estos años el intermediario con el protagonista. 

ELÍAS OLLERO PIÑERO

Nace en Santa Cruz de Tenerife (Canarias), el día 1 de diciembre de 1923

Hijo de Elías Ollero Rodríguez, de La Moraleja (Madrid), militar con destino en Santa Cruz de Tenerife y de Dolores Piñero Rodríguez, de El Burgo (Málaga).

Imagen4

El 13 de enero de 1927, tres años recién cumplidos, fallece su padre en su nuevo destino de Alcalá de Henares (Madrid). Poco tiempo después enferma su madre que fallece el 13 de agosto de 1930 y es ingresado en el Colegio de Huérfanos de Militares en Alcalá de Henares, donde ya estaba su hermano mayor. Al ganar las elecciones el Frente Popular hay un cambio en la dirección del colegio, con la llegada de enseñantes laicos, que genera alguna tensión en el colegio de carácter religioso. La Asociación de Huérfanos de Infantería del Ministerio de la Guerra gestiona su internamiento en el Colegio de PP. Agustinos de la céntrica calle de la Bola, en Madrid, sede de los Hijos de Huérfanos de los Ministerios de Justicia y Hacienda.

Imagen5
Elías, en brazos de su madre, junto al resto de la familia

Con la llegada del verano y el descanso escolar, los PP. Agustinos organizan el envío de los huérfanos que no retornan a sus domicilios, a colonias de verano, que el propio Elías narra así: "Con la treintena de niños que quedamos a los rigores del calor y al refrescante agua de los botijos en el cole de la calle de la Bola los curas prepararon una excursión veraniega, esta vez con destino a un chalet del muelle Churruca en Portugalete, Vizcaya, muy cerca del puente colgante, el transbordador de las arenas, al borde de la Ría, cerca de playas donde todavía se podía observar el color claro de las aguas y del sílice brillante. El coqueto chalet lindaba por detrás con una calle estrecha donde un muro muy alto de piedra contenía la tierra fértil de una extensa huerta que rodeaba una casa de retiro de los Agustinos". Próximas a la casa de retiro de los religiosos y el chalet habilitado como sede de la colonia están las instalaciones de Campsa que dan servicio al puerto local.

El levantamiento militar y el comienzo de la guerra el 18 de julio de ese año 1936 traen de inmediato los bombardeos tanto aéreos como marítimos sobre las instalaciones portuarias de las localidades de la zona: Portugalete, Santurce, Guecho, etc. No hubo víctimas conocidas en Portugalete, lo contrario que en Santurce, pero una bomba de finales de agosto (el 30, con toda probabilidad) dejó un obús sin explotar en la sede de la colonia infantil que aconsejó el desalojo y el regreso a su residencia en Madrid. Dadas las dificultades de comunicación con la capital, las autoridades organizaron una evacuación de las colonias veraniegas en barco, para pasar a Cataluña, vía Francia en lo que constituyó la primera evacuación de niños, meses antes de las que partieron desde localidades como Bermeo o Santurce a partir de marzo del año siguiente.

Grupos de niños y mujeres de otras colonias y colegios deambulan por el muelle de Portugalete y dada la inseguridad de la zona, se dispuso su traslado a Laredo (Cantabria) donde las autoridades dispusieron la llegada de un barco que les trasladaría a Francia. Debieron llegar con bastante antelación a la llegada del barco y al caer la noche, el alcalde Gonzalo Salviejo publicó un Edicto que el Aguacil, Celedonio Gómez, difundió entre los vecinos, solicitando la acogida de los niños en sus viviendas. Elías Ollero fue acogido con otros cuatro niños por el propio Aguacil en la vivienda de que disponía oficialmente, entonces en los bajos de la Casa Consistorial, y allí pernoctó al menos 2 noches que finalizaron con la llegada del barco noruego ALA, al que cubría un barco de guerra francés que trasladó a unos 500 niños de distintas colonias, hasta la ciudad francesa de Burdeos, a donde llegaron en la madrugada del día 4 de octubre. 

A su regreso a la península, por Gerona, mientras que por seguridad se decidió mantener a la mayoría de niños en las poblaciones de Cataluña que les habían acogido el grupo de los PP. Agustinos fue trasladado a Valencia y alojado en el Hotel Frontera. Elías, tutelado por su Asociación de Huérfanos, es conducido rápidamente a Madrid.

Sacó oposiciones de Maestro-Funcionario que no ejerció en principio, ya que decidió emigrar a Venezuela, donde llegó a nacionalizarse.

Se casó en los años 50 y tuvo 7 hijos

En 1980 regresó a España, a Ceuta, donde su madre se había trasladado al enviudar por ser el domicilio de la abuela materna. Recuperó la nacionalidad y su plaza de maestro, que ejerció en Cádiz hasta su jubilación, trasladando su residencia a Granada con ese motivo.

Elías falleció en esa ciudad el 16 de noviembre de 2021, a consecuencia del Covid-19, causa también del fallecimiento de su esposa 8 días después.

De las múltiples comunicaciones mantenidas con Jorge Ollero, recopilando los recuerdos de su padre y las conversaciones que pudo mantener con él (vivían en ciudades diferentes y Elías ya tenía más de 94 años cuando conectamos), me trasladó varias veces que recordaba ligeramente unos seis o siete compañeros del colegio, aunque nunca me trasladó los nombres, salvo el de Luis Ezkurra, con quien aparece en una fotografía en Gerona, el 7 de abril de 1937.

Imagen6

 

José Pajares y Colectivo Memoria de Laredo

Comentarios