jueves 2/12/21
MEDIO AMBIENTE

Polémica por la tala de cuatro cajigas centenarias en Riotuerto para ensanchar una calle

El alcalde argumenta que algunos de los robles se habían caído y “ante todo está la seguridad de los niños”, mientras que ecologistas y oposición niegan que se haya producido ningún incidente y que no hay motivos para retirarlos para ensanchar la calle.

Un instante de la tala de cuatro robles centenarios en Riotuerto
Un instante de la tala de cuatro robles centenarios en Riotuerto

El pasado 2 de agosto la noticia era adelantada por Ecologistas en Acción Cantabria. El Ayuntamiento de Riotuerto tenía intención de talar cuatro cajigas centenarias que se encontraban en la finca del Museo de la Real Fábrica de la Artillería de La Cavada como parte de un proyecto para ensanchar la calle y mejorar la seguridad vial. La organización señalaba que esos cuatro robles pertenecían al catálogo de árboles singulares de Cantabria, y eran unos ejemplares que formaban parte “de la historia y el rico patrimonio local”. Cinco días después de ese anuncio, el Consistorio ha realizado este miércoles la tala de los ejemplares, lo que ha provocado la crítica de partidos como Equo y ha escrito un nuevo capítulo en una polémica que, según la oposición, existe desde hace meses.

Para el alcalde del municipio, Alfredo Madrazo, la tala de estas cajigas es solo una parte de un proyecto que pretende dotar de seguridad a una zona en la que hay menores constantemente, pues la calle a ensanchar es en la que se encuentra el Colegio Público L. y J. del Valle de La Cavada. “Aquí se juntan coches, autobuses, es un caos”, asegura el regidor regionalista en declaraciones a eldiariocantabria. El proyecto contempla ampliar la calle hasta 1,40 metros de ancho, contando con aceras y carriles por los que quepan tanto autobuses como turismos. En este sentido, ha revelado que la obra “come terreno al colegio y al Museo solo lo justo”.

Madrazo ha aseverado que algunos de los robles ya se habían caído “sobre el colegio, aunque por fortuna fue sobre la valla” sin provocar daños personales

Respecto a los robles, Madrazo ha aseverado que “son viejos”, e incluso algunos de ellos ya se habían caído “sobre el colegio, aunque por fortuna fue sobre la valla” sin provocar daños personales, y otros “se iban a caer en breve”. Asimismo, ha rechazado que se encuentren dentro de ningún catálogo, y ha reiterado en varias ocasiones que “he consultado con Medio Ambiente y el Seprona y no están protegidos”, contando con el visto bueno de estos organismos.

La obra no la está ejecutando el Ayuntamiento, sino la Consejería de Obras Públicas. Y es que, aunque está impulsado por el Consistorio, el proyecto está financiado íntegramente por el Gobierno de Cantabria, que consecuentemente también lo ha adjudicado. Cuando en el mes de septiembre de 2018 el proyecto se llevó al Pleno para ser aprobado, “la oposición se abstuvo, no opuso objeción”, ha recordado el regidor. Tiempo después, en febrero de este año, se convocó una sesión plenaria extraordinaria para solicitar un aplazamiento de la obra hasta la finalización del curso escolar, aprobándose la medida.

“El objetivo es la seguridad de los viandantes y de los 105 niños que estudian en el colegio”, ha insistido el regidor

Sin embargo, en julio se volvió a pedir una paralización del proyecto, en este caso porque “no procede”, según las palabras de Madrazo. Aquí, sin embargo, no se permitió, y el proceso administrativo siguió su curso. “El objetivo es la seguridad de los viandantes y de los 105 niños que estudian en el colegio”, ha insistido el regionalista, para quien “la zona ahora es del siglo XXI”. El alcalde no ha ocultado su orgullo por un proyecto que va a permitir mejorar los accesos al colegio, algo que es “mi ilusión”.

En este sentido, ha negado que la obra o la tala de estas cuatro cajigas centenarias sea un “capricho del alcalde”. “Me he criado entre árboles, pero es mi responsabilidad”, en referencia a un posible incidente y a la “seguridad de los niños”. Además, “la obra contempla la instalación de nuevos árboles”. Por ello, ha manifestado que “respeto todas las opiniones, y si se justifican me vale, pero no si es para hablar por hablar”.

OPOSICIÓN

Cuadrado ha señalado que el alcalde se ha valido de un informe de Urbaser, empresa adjudicataria de la limpieza viaria de Riotuerto

La versión del alcalde, evidentemente, difiere bastante de la que da la oposición. El exalcalde de Riotuerto y portavoz del PP, Ángel Cuadrado, ha explicado que la denuncia de esta situación “ha partido de los propios vecinos”, pues “es una obra polémica” que no ha gustado a todos. Aunque reconoce que no eran árboles singulares, sí ha asegurado que “estaban catalogados desde principios del siglo pasado”, y ha negado rotundamente que ninguno de los ejemplares se haya caído, y desde luego “no estaban secos”.

Cuadrado ha señalado que el alcalde se ha valido de un informe de Urbaser que recomienda la sustitución de los ejemplares por razones sanitarias y de seguridad, criticando la relación entre el Consistorio y la empresa, que es la adjudicataria del servicio de limpieza de viales del municipio. Frente a esto, ha revelado que existen otros dos informes que apuntan todo lo contrario. Uno de ellos es el de Ecologistas en Acción; el otro pertenece a un ingeniero de Montes, con fecha de julio de 2019.

En este último documento, según ha podido consultar este diario, se data la edad de los árboles en 140 años, especificando que “el estado de los árboles, a pesar de su edad, no parece indicar la necesidad de su apeo por razones sanitarias”. Asimismo, reconoce la presencia de coleópteros en uno de ellos, algo que “no es extraño” y que, “aunque indica que habrá que hacer un seguimiento de su estado, no significa que este árbol deba ser talado”, recomendando en su lugar “tratamientos adecuados para mejorar la salud general”.

“Solicitamos paralizar la obra hasta que se estudiase bien el proyecto”, ha recordado el exalcalde

“Se considera por todo ello que el conjunto de árboles descrito debería ser preservado de toda obra o actuación urbanística que sea llevada a cabo en el entorno descrito, debiéndose destacar la incompatibilidad que se deriva de la ejecución de un ensanchamiento de la vía como el que está proyectado en este espacio, respecto del mantenimiento del arbolado presente”, concluye este informe, que recomienda además “la realización de un pequeño cambio en el proyecto que pudiera derivar en poder realizar el ensanchamiento, permitiendo el mantenimiento de un arbolado de gran interés paisajístico, ambiental y cultural”.

El exalcalde ha señalado, por otro lado, que la tala de los árboles no requiere un permiso específico del Gobierno, pues solo tendría potestad si fuera un suelo rústico. “Está en suelo urbano, y solo tiene potestad el Ayuntamiento. No tiene que pedir permiso”, ha asegurado, valorando que la Consejería ha iniciado el proyecto porque estaba todo en regla.

Equo ha arremetido contra el equipo de Gobierno por lo que califican de "arboricidio"

Respecto al proceso administrativo que ha seguido esta polémica, Cuadrado ha negado que la solicitud de paralización fuera “porque no procede”. “Solicitamos paralizar la obra hasta que se estudiase bien el proyecto”, ha recordado, mencionando igualmente que su abstención se debió a que “no conocíamos el proyecto”, y que la paralización de febrero se produjo “porque estaba el curso escolar e iba a haber elecciones”.

A pesar de las voces en contra, la tala ha comenzado este miércoles, como ha denunciado Equo, que ha arremetido contra el equipo de Gobierno, formado por PRC y PSOE, por este "arboricidio" de ejemplares, "justo ahora cuando la juventud se levanta pidiendo acciones reales a los políticos para luchar contra el cambio climático”.

"Seguramente el único razonamiento que el equipo de Gobierno municipal de Riotuerto (PSOE-PRC) ha utilizado ha sido el económico", ha señalado Equo en un comunicado de prensa, subrayando que los árboles singulares de Cantabria "son muchísimo más que una molestia en unas obras".

Comentarios