sábado. 18.05.2024

Los cántabros reciclaron el año pasado un total de 19.463 toneladas de envases domésticos de plástico, metal, bricks y papel y cartón, lo que supone un 9,3% más que en 2021, además de separar 19,9 kilogramos de envases en los 6.682 contenedores y papeleras amarillas y azules.

Por tipo de material, del total de toneladas recicladas, 4.537 fueron de envases plásticos; 14.774 correspondían a papel y cartón; 4.543 fueron envases metálicos, y 147 envases de madera, ha informado el Gobierno regional en nota de prensa. Además, 11.467 toneladas procedían de los envases que los ciudadanos separaron en los 3.404 contenedores amarillos y 3.278 azules existentes la calle y en las más de 500 papeleras de colores instaladas en espacios de gran afluencia de público. La cantidad restante se consiguió recuperar de las plantas de fracción resto, donde llegan todo tipo de residuos sin separar.

Según estos datos, el año pasado cada cántabro separó 19,9 kilogramos de envases, plásticos, latas, briks y papel y cartón para hacer posible su reciclaje y contribuir a la mejora de la cantidad y la calidad de la separación que los ciudadanos realizan.

A nivel nacional, a las instalaciones recicladoras se enviaron más de 1,6 millones de toneladas de envases, de forma que se consiguió ahorrar el consumo de 21,46 millones de metros cúbicos de agua y de 6,72 millones de megavatios por hora de energía, además de evitar la emisión de 1,69 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. Además, el 20% de los envases domésticos de plástico puestos en el mercado en 2022 incorporaron material reciclado, fomentando así su circularidad.

TENDENCIA ASCENDENTE

El consejero de Medio Ambiente en funciones, Guillermo Blanco, ha mostrado su satisfacción por el "esfuerzo" realizado por los cántabros para consolidar la tendencia ascendente seguida por la región en los últimos años, consiguiendo que cada vez más envases puedan convertirse en nueva materia prima para crear otros productos como textiles, mobiliario urbano, tuberías y nuevos envases.

En su opinión, la implicación ciudadana es fundamental para el proceso de reciclaje, ya que la separación que se hace en los hogares y otros espacios "es el primer paso de un largo proceso industrial que acaba en una instalación recicladora, que es la que convierte los residuos en nueva materia prima".

Por su parte, el gerente de Ecoembes en Cantabria, Fernando Blázquez, ha explicado que uno de los principales objetivos es "acercar y poner fácil" el reciclaje a los ciudadanos, para lo cual tratan de llevar la recogida selectiva de envases "a aquellos sitios donde pasan tiempo fuera de sus hogares". En este sentido, ha recordado los 65 albergues que forman parte del 'Camino de reciclaje' para concienciar a los peregrinos de la importancia de reciclar y de no abandonar residuos en el entorno natural; los 52 campings a los que se les ha entregado papeleras para separar envases, o los 480 establecimientos del sector HORECA que ya reciclan los envases que generan.

A todo ello hay que añadir los más de 200 contenedores amarillos y azules que se han entregado en distintos municipios y el estudio realizado para identificar las zonas en las que se generan más residuos para poder ayudar a su recogida y reciclaje.

Blázquez ha recordado que este año se cumplen 25 desde la llegada de la ley que impulsó en España el reciclaje de envases y, en el caso de Cantabria, se ha pasado de reciclar 3.225 toneladas de envases en su primer año de funcionamiento a las 19.463 alcanzadas en 2022. Además, se han mejorado infraestructuras, como el número de contenedores o las plantas de selección (en Cantabria hay 2), así como concienciar y enseñar a la población sobre qué depositar en cada contenedor y la importancia que para el medio ambiente tiene reciclar, siendo ya 4 de cada 5 cántabros los que declaran separar sus envases a diario.

Los cántabros reciclaron en 2022 más de 19.400 toneladas de envases de plástico, metal,...
Comentarios