sábado. 13.04.2024

El Gobierno de Cantabria ha reclamado al Ministerio de Transición Ecológica que intervenga mar adentro para frenar la llegada de pélets y refuerzos por tierra para su vigilancia y retirada, así como que sufrague los gastos extraordinarios que está generando la llegada del vertido a sus costas. Así se lo ha trasladado en una carta al secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ante lo que considera "inacción" del Gobierno central, al que ha pedido que "asuma sus competencias y comience a dar respuesta" a la contaminación de la costa cantábrica.

Tal y como anunció ayer, en su comunicación a Morán le pide que "mitigue la llegada masiva" de pélets a las playas interviniendo mar adentro, y una respuesta coordinada en tierra que se sume a los medios y recursos humanos que Cantabria ha puesto sobre el terreno desde la llegada de los primeros microplásticos.

Estos requerimientos se materializan en medidas concretas como la intervención en aguas de soberanía del Estado, vía aérea y marítima, para implementar acciones de prevención y anticipación que permitan evitar que los pélets lleguen a las costas de Cantabria; el refuerzo del dispositivo de evaluación y seguimiento desplegado por los distintos órganos de la Administración del Estado; tres cuadrillas que apoyen a los equipos autonómicos de vigilancia, recogida y retirada de residuos, y cinco equipos de vigilancia y seguimiento a través de drones para la detección de los restos del vertido.

El documento, remitido por los consejeros de Presidencia y Seguridad, Isabel Urrutia, y de Medio Ambiente, Roberto Media, recoge, además, la reclamación al Gobierno de las partidas económicas necesarias para sufragar los gastos extraordinarios que están suponiendo las labores de vigilancia, seguimiento y retirada de pélets de los arenales.

La Administración autonómica garantiza que Cantabria pondrá "todos los recursos que sean necesarios" para mantener las playas libres de contaminación, pero exige la responsabilidad económica del Gobierno central, tanto por su competencia en la resolución de la emergencia ambiental, como por su "inacción" para evitar que la contaminación llegara a la costa a lo largo de un mes.

La misiva recoge también el acuerdo de la Unidad Técnica de Apoyo, organismo creado para la gestión del episodio de contaminación, de elaborar un Plan de Contingencia único para abordar el posible incremento del volumen de residuos que arriben a los arenales de Cantabria, en la actualidad escasos y dispersos. Este plan será el documento técnico que permita actualizar en próximas fechas las capacidades y medios estatales a requerir, en función de la evolución de la emergencia, ha explicado el Ejecutivo.

OPERATIVO AUTONÓMICO

Con la confirmación de la llegada de los primeros pélets a los arenales de Cantabria, el Gobierno autonómico activó la fase 2 del Plan de Emergencias -PLATERCANT-, encomendó a agentes del Servicio de Vigilancia Ambiental labores de inspección y control en las playas y tramitó de urgencia un contrato con la empresa pública Tragsa para la retirada de los restos contaminantes.

Este jueves han trabajado en las playas 25 efectivos (21 operarios, 3 capataces y 1 técnico) que han limpiado la arena de Cuberris (Santoña), Luaña (Ruiloba), Portio (Piélagos) y Trengandín (Noja). En el día de ayer actuó en las playas de Prellezo (Val de San Vicente), Comillas, Fonfría (Ruiloba), San Juan de la Canal y La Arnía (ambas de Santa Cruz de Bezana).

Como ha explicado el consejero de Medio Ambiente, Roberto Media, hasta el momento las cantidades de microplásticos recogidas son "muy poco significativas". A día de hoy los pélets llegan "en poca cuantía y dispersos", no obstante, el Gobierno, siguiendo la línea de acción preventiva mantenida en esta emergencia, continuará con el dispositivo de vigilancia y retirada ante la posibilidad de que puedan llegar más residuos y en mayor cantidad en los próximos días.

CALMA

En este sentido, el consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria, Pablo Palencia, ha asegurado que no hay "ningún motivo de alarma" y ha hecho un llamamiento a la calma dado que en la costa cántabra está habiendo una "muy escasa" presencia de pélets y, además, es una mercancía declarada no peligrosa.

Así lo ha señalado Palencia a preguntas de la prensa, previas a la reunión informativa que han mantenido este jueves los Servicios de Control y Vigilancia Pesquera del Gobierno de Cantabria con las Cofradías sobre el servicio de coordinación que está poniendo en marcha el Ejecutivo autonómico ante la llegada a sus costas de este vertido de microplásticos provocado por la pérdida de la carga de un barco en el litoral portugués el 8 de diciembre.

El consejero ha subrayado que este control se hace de manera "regular" y "habitual" en Cantabria por parte de los Servicios de Vigilancia Pesquera, si bien dicha vigilancia se va a reforzar. "El Servicio de Control Pesquero del Gobierno de Cantabria y el Servicio de Seguridad Alimentaria, en lo que es la pesca, funcionan perfectamente, no hay ningún motivo de alarma y hay que llamarnos un poco a la calma de que está habiendo una muy escasa presencia de estas bolas, de estos pélets que, además, es una mercancía declarada no peligrosa y es más la alarma que hay de lo que realmente está ocurriendo", ha trasladado.

Ha señalado que el Gobierno de Cantabria ha puesto en marcha un servicio a través del 112 de coordinación de todas las actuaciones y el servicio de pesca ha puesto a disposición todos los medios, como buques, los barcos de control y vigilancia, así como y todos los operativos para reforzar la vigilancia. Así, ha indicado que hay un comité técnico que está evaluando exactamente la cantidad, si bien en Cantabria está siendo "muy escasa" la presencia de estas bolas de plástico.

En este sentido, ha informado que hasta el momento no se ha encontrado ningún pescado afectado, solo hay presencia de pélets en las playas, y espera que no haya ningún impacto en el sector porque "no hay motivo de ninguna alarma". "Esto no es más que una alarma mediática", ha insistido.

Respecto, al operativo de coordinación de información, ha explicado que lo que tienen que hacer los pescadores cuando encuentren algún tipo de esas bolsas, que es "difícil" que las encuentren bajo el mar, es ponerlo en conocimiento de las autoridades. De esta forma, hasta el momento se ha encontrado "muy escasa presencia" de masa de plástico en el litoral cántabro, que "no pasa a la cadena agroalimentaria", por lo que, hasta lo que saben, "no afecta a la salud pública".

"La única intoxicación que hay en este caso es una intoxicación política de un problema que no deja de ser un problema habitual y una desgracia que haya de vez en cuando problemas de este tipo", ha sentenciado.

Cantabria reclama al Ministerio refuerzos por tierra y que intervenga mar adentro para...
Comentarios