viernes. 23.02.2024

El periodo de consultas del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que pretende aplicar Bridgestone desde este mes y durante 2024 en sus plantas en España, entre ellas la de Puente San Miguel, ha terminado este martes sin acuerdo y está previsto que la empresa anuncie a los sindicatos su decisión final el próximo lunes, 11 de diciembre.

Las consultas se han cerrado sin acuerdo al no haber habido una mayoría que haya avalado las causas presentadas por la empresa y las condiciones del ERTE "ya que tan solo CCOO se ha mostrado a favor", según ha informado en un comunicado el sindicato BUB. Esta organización sindical ha recordado que ya desde el inicio del periodo de consultas ha advertido a la empresa y al resto de sindicatos de las "numerosas irregularidades" que, a su juicio, hay en el informe técnico justificativo del ERTE.

Además, ha asegurado que la empresa se ha negado a aportarnos información que ha solicitado y en la que han obtenido por su cuenta asegura el sindicato haber descubierto "contradicciones de pesos como los últimos datos de ventas". El sindicato ha explicado que la empresa, aprovechando el arranque de la negociación del nuevo convenio colectivo, ha planteado "un escenario apocalíptico para 2024 en todas sus plantas". "Ya no le valen las medidas internas de nuestro convenio y solicitan un ERTE donde además nos dicen que, durante 2024 tienen que tener libertad para tomar medidas aún más drásticas , es decir: despidos", ha advertido BUB.

Por ello, el sindicato entiende que "firmar un ERTE ahora sin garantía de empleo es dar por buenas las causas que en un futuro puedan avalar despidos". "Y ya nos está diciendo la empresa que necesita libertad plena para hacerlo en 2024", ha añadido.

Con ello, BUB entiende que la empresa lo que pide es "un cheque en blanco para poder despedir el año que viene con libertad, seguramente en función de cómo avancen las negociaciones del convenio". Para este sindicato, "la garantía de empleo es una línea roja" que ha mantenido durante la negociación.

LA MÁS AFECTADA

Según el planteamiento inicial de la empresa, la planta cántabra, con 426 trabajadores, sería la más afectada por el ERTE y pararía entre el 15 y 30 de diciembre próximos y 104 días repartidos entre enero y septiembre de 2024.

Por su parte, en la planta de Basauri y Usansolo, ambas en Vizcaya, está previsto parar del 17 al 30 de diciembre de 2023, con 63 días en 2024 repartidos de enero a octubre, en la primera de ellas; y del 20 al 30 del mes que viene y 47 jornadas de enero a septiembre de 2024, en la segunda.

En cuanto a la fábrica de Burgos, con 1.455 empleados, se plantea parar la producción del 19 al 30 del próximo mes de diciembre y tan solo nueve días entre enero y junio de 2024.

Termina sin acuerdo el periodo de consultas del ERTE de Bridgestone, que anunciará su...
Comentarios