jueves 28/10/21
LABORAL

“La situación del autónomo tampoco es idílica, pero ha mejorado en los últimos 30 años”, afirma Ana Cabrero, presidenta de la ATA Cantabria

La asociación avanza que la pandemia se alarga y habrá que prorrogar ERTEs, las prestaciones a estos trabajadores y aplazar los ICOs

Erradicar los falsos autónomos, tolerancia cero a la morosidad, hacer más atractiva la cotización por cese de actividad y no subir las cotizaciones, entre las demandas que plantea

Ana Cabrero presidenta de ATA Cantabria
Ana Cabrero presidenta de ATA Cantabria

“La situación actual del autónomo tampoco es idílica y aunque queda mucho camino por recorrer, ha evolucionado a mejor en las últimas tres décadas gracias al trabajo constante e incesante”. Así lo comentó Ana Cabrero Saiz, presidenta de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Cantabria, un colectivo que se creó en 2007 y que agrupa a más de 3.000 autónomos y 28 organizaciones sectoriales integradas.

Abogada y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, cuando se le pregunta sobre las condiciones laborales del autónomo en España, asegura que “muchas de las diferencias hacían referencia a la protección social de un autónomo respecto a sus propios trabajadores y no era ni justo ni coherente”. 

Por hacer memoria, hace 30 años un autónomo percibía una prestación por baja laboral a partir del día 16 y por entonces pagaba el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) como si se tratara de una gran empresa. A ello añade que “no se reconocía el accidente laboral, como si un autónomo no pudiera tener un accidente, y mucho menos se reconocían los derechos a la formación, maternidad, paternidad ni la jubilación anticipada”.

Por si fuera poco, Ana Cabrero hizo hincapié en que hasta los pensionistas autónomos cobraban 12 pagas y los del régimen general 14. “No hace tanto que se suprimió el pago del IAE, se comienzan a cobrar las bajas a partir del cuarto día, se reconoce el accidente en el desplazamiento al trabajo, se dota de un Estatuto, cuentan con un plan de pago a proveedores, se implanta la tarifa plana y se aprueba la Ley de Autónomos”, recordó.

Incluye no subir los impuestos ni las cotizaciones a algunos autónomos en ningún caso

Y a pesar de los avances, la presidenta indicó que hay que seguir trabajando y eliminar y simplificar trabas y trámites, dar seguridad jurídica, combatir la economía sumergida, erradicar a los falsos autónomos, tolerancia cero a la morosidad y mejorar la protección social haciendo más atractiva la cotización por cese de actividad. Junto a estas demandas incluye no subir los impuestos ni las cotizaciones a algunos autónomos en ningún caso “pues no es el momento, ni es justo el sistema que penaliza a unos pocos.  Es momento de incentivar el consumo y la demanda”, recalcó. A pesar de su demanda, el Gobierno central sube la cuota en octubre a 286,15 euros.

En lo que respecta al Covid-19 y la actualidad, Ana Cabrero comenta que “la pandemia ha resultado fatal para un colectivo que es el eslabón más débil de todo el tejido productivo y son siempre los primeros en notar los efectos de una crisis y los últimos en salir de las recesiones”. Es más, confirmó que la crisis sanitaria está siendo devastadora para un colectivo que tiene que hacer su trabajo y a duras penas puede. Y lo expone haciendo referencia a las restricciones, limitaciones y la fuerte caída de la actividad. 

Cabrero no se olvida “de la maraña legislativa a la que se enfrentan, que además de ininteligible es a menudo cambiante”

Por si fuera poco, Ana Cabrero no se olvida “de la maraña legislativa a la que se enfrentan, que además de ininteligible es a menudo cambiante” e incluye la inseguridad jurídica, sin atención en muchas ocasiones, salvo otros autónomos que estaban dando la talla para que el país no parase y los servicios esenciales del Estado funcionaran.

Como conclusión y valoración, la presidenta de la ATA en Cantabria dice que la situación vivida ha sido una locura y por lo tanto hay actividades que “este año no tendrán la más mínima oportunidad de desarrollarse y ya veremos el año que viene. Desgraciadamente algunos se quedarán por el camino”. 

A pesar de todo, considera que la gran mayoría de los autónomos aguantan y son supervivientes natos, “ya que se han adaptado y continúan haciéndolo, no hemos cedido a la pandemia”.

PRESENTE Y FUTURO

Mirando el presente y el futuro, esta torrelaveguense indica que esta pandemia se alarga y habrá que prorrogar ERTEs y las prestaciones a los autónomos tanto como sea necesario, así como aplazar los ICOs  pues las debilidades financieras no solo continúan, sino que se agravan en muchos casos. 

Para ella ahora lo primordial es proteger el empleo, a los autónomos y empleadores con formación

De igual manera, considera fundamental apoyar a los autónomos y microempresas con avancen en su protección personal y en sus negocios. Para ella ahora lo primordial es proteger el empleo, a los autónomos y empleadores con formación, así como ayudar a la digitalización del colectivo para marcar la diferencia y evitar una indeseable mortalidad empresarial. 

Para todo ello es esencial escuchar a los autónomos, de tal forma que las Administraciones Públicas deben contar con su participación en el desarrollo de las políticas públicas que les afectan. “Son nuestras empresas y los autónomos la base de la economía cántabra y las responsables, en último término, de crear empleo y riqueza para los ciudadanos”, subrayó.

En cuanto a las ayudas a las que pueden acceder los emprendedores, desde la ATA Cantabria inciden en que todos los estímulos al emprendimiento son esenciales y toda ayuda es bienvenida para la creación de empleo. En su opinión hay cada vez más recursos para los que deciden entrar al mercado laboral por cuenta propia, pero sin duda falta mejorar la formación, un pilar esencial en su vida laboral que está por definirse, ya que “no puede ser la misma, por su propia idiosincrasia, que la impartida a los asalariados”. 

Por lo anterior, la presidenta expone que es necesario un esfuerzo por parte de la Administración para la detección y análisis de las necesidades formativas de este colectivo, ya que no tiene suficiente acceso y la formación que se imparte suele estar orientada a trabajadores por cuenta ajena. “Y eso hay que adaptarlo también a nivel de Comunidades Autónomas dentro de su economía diversa. Nuestros autónomos y empresas tienen que ganar competitividad para sostenerse en el tiempo y crecer y la formación es un recurso esencial para lograrlo”, entiende Ana Cabrero.

Pero también es consciente que emprender no es fácil. Para esta abogada si emprender fuera fácil, no habría tres millones de autónomos, serían por lo menos el doble. “Ser autónomo es ser un valiente. Hay que saber que no solo vale tener una idea, hay que defenderla, plantearla bien, asesorarse, tener un buen plan de negocios y contar con expertos como los que tenemos en la ATA para que los problemas que vengan se afronten con garantías”, vaticinó.

GESTIÓN DE LA ATA

En esta situación, la Asociación de Trabajadores Autónomos de Cantabria se ocupa de que se escuche su voz y que las distintas Administraciones Públicas conozcan su problemática para que faciliten su desarrollo económico. 

Además, desarrollan trabajos para el colectivo desde la Mesa del Autónomo del Gobierno de Cantabria y con la Consejería de Empleo y su Dirección General de Trabajo. Igualmente, durante la pandemia, han consensuado medidas con la Consejería de Industria, Sodercan y ayuntamientos y han realizado aportaciones a las distintas ayudas a los autónomos que Cantabria ha implantado y sigue implantando. 

En esta materia, la ATA considera importante que todas las ayudas lleguen al conocimiento de los más de 41.000 autónomos de Cantabria y para ello, en colaboración con las Mujeres Empresarias, la Asociación de Hostelería y el Colegio de Gestores Administrativos, han organizado jornadas de difusión mixtas presenciales y online para informar y solventar dudas. 

Desde la ATA, que a nivel nacional cumple su 25 aniversario este año, califican prioritaria la labor de asesoramiento integral al colectivo, ya que sus asociados lo consideran el servicio mejor valorado, ante la incertidumbre jurídica existente.

Según los datos de afiliación en septiembre de 2020, en Cantabria hay 41.191 autónomos en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos), de los cuales 25.484 son varones y 15.707 mujeres, pertenecientes a muy diversos sectores si bien la mayoría ubicados en los  tradicionales como comercio (23%), construcción (11,9%) y hostelería (9,9%). Es un colectivo transversal a todo el tejido productivo y tanto en el sector empresarial cántabro como nacional representa el 40% del total del empleo. 

Comentarios