jueves 28/10/21
LABORAL

Reconocen el complemento de antigüedad de los fijos discontinuos de Nestlé desde el inicio de la relación laboral

Fábrica de la Nestlé en La Penilla de Cayón
Fábrica de la Nestlé en La Penilla de Cayón

El Juzgado de lo Social número 4 de Santander ha reconocido el derecho a todos los trabajadores fijos discontinuos de la fábrica que Nestlé tiene en la localidad cántabra de La Penilla de Cayón al complemento de antigüedad desde el inicio de la relación laboral.
Así consta en una sentencia dictada por el magistrado de este órgano judicial, que admite las demandas interpuestas por la Federación de Industria de Comisiones Obreras y la sección sindical de CSIF- contra la empresa, el comité, y las representaciones de UGT, USO y el Grupo de Trabajadores Independientes.

El fallo se basa en la jurisprudencia creada por el Tribunal Supremo, de acuerdo con la cual la fecha de antigüedad debe computarse desde el inicio de la prestación de los servicios, como pretendían las partes actores en este proceso, derivado del conflicto colectivo iniciado en febrero de este año y tras el juicio celebrado el pasado mes de noviembre, y al que asistieron todas las partes menos el comité de empresa y los trabajadores independientes.

Este conflicto afecta a todos los trabajadores fijos discontinuos contratados por la empresa, unos 137, a los que empezaba a pagar el citado complemento por años de servicio una vez rebasan los 4 de prestación efectiva del mismo. Es decir, que Nestlé no tenía en cuenta para el cálculo de la antigüedad el tiempo en el que no se prestan sus servicios de forma efectiva entre llamamientos.

En un comunicado tras la sentencia, Comisiones Obreras ha recordado que incluía este reconocimiento entre sus reivindicaciones para "acabar con la precariedad laboral" de este personal en la planta de La Penilla. Así, a juicio del sindicato, el fallo "ratifica que en la fábrica hay un serio problema de calidad en el empleo", que esta formación ya venía denunciando desde la negociación del actual convenio, firmado en 2019. "Aunque el convenio es bueno económicamente, no mejoraba los derechos laborales ni erradicaba la discriminación del personal fijo discontinuo, tal y como reclamábamos desde el sindicato", opina CCOO.

La empresa, que elabora chocolates y productos lácteos, se encuentra situada en La Penilla de Cayón y emplea a 950 personas, de las que 110 forman la plantilla fija discontinua -que corresponde a más del 10% del total del personal de fábrica-. El sindicato destaca, además, que mientras la plantilla fija la forman un 70% de hombres, la fija discontinua está ocupada en un 80% por mujeres. Valora para finalizar que con esta sentencia "se acaba con una discriminación económica que venían sufriendo las trabajadoras de esta planta". 

Comentarios