martes. 21.05.2024

Miles de personas se han manifestado este lunes en Santander en un Día Internacional de los Trabajadores marcado nuevamente por la crisis inflacionaria y en el que han denunciado que los salarios se encuentren "bloqueados" mientras los beneficios empresariales "continúan incrementándose".

Además, este 1 de mayo ha servido para advertir a CEOE de que los trabajadores "no van a seguir tolerando la pérdida de poder adquisitivo" y lanzar "un último órdago" a la patronal para que desbloquee las negociaciones pendientes, o de lo contrario habrá nuevas movilizaciones.

'Subir salarios, bajar precios, repartir beneficios' ha sido precisamente el lema escogido este año por CCOO y UGT, los convocantes de la marcha de este 1 de mayo en más de 70 ciudades de España y que en el caso de Santander ha partido pasadas las 12.00 horas de la calle Jesús de Monasterio hasta los Jardines de Pereda, donde han intervenido los secretarios generales de ambos sindicatos, Rosa Mantecón y Mariano Carmona.

Los participantes -unos 2.500 según la Policía y 5.000 según los sindicatos- han marchado con banderas y globos rojos y morados, los colores de UGT y CCOO, y encabezados por una gran pancarta con el lema de este 1 de mayo y otras con inscripciones como 'Transición justa: empleo digno' o 'Trabajo, empleo de calidad y protección social para tod@s'.

Además, han realizado el recorrido entre sonidos de petardos y de cánticos y proclamas como 'Que viva la lucha de la clase obrera' o 'basta ya de precariedad'. Entre los manifestantes ha habido varios políticos y miembros del Gobierno regional.

Antes de iniciarse la marcha, en declaraciones a los medios los secretarios generales de UGT y CCOO han condenado al igual que el año pasado la guerra en Ucrania que ha agravado la crisis inflacionaria. Además, han remarcado la importancia que ha tenido el diálogo social para lograr avances recientes y han hecho un llamamiento a los trabajadores a que acudan "masivamente" a votar el próximo 28 de mayo.

VOTAR "POR EL PROGRESO" EL 28M

"Nos jugamos continuar avanzando o poner en riesgo todo lo que hemos avanzado hasta ahora. Pedimos a los trabajadores que salgan masivamente y que voten por progreso", ha dicho Rosa Mantecón (CCOO), que ha señalado que este 1 de mayo es "si cabe más reivindicativo" que los anteriores por la situación económica actual, que está "poniendo en peligro" la estabilidad de muchas familias cántabras.

Es por ello que en 2022 han aumentado las protestas y se han convocado 60 movilizaciones sindicales en un contexto en el que "más del 50% de la negociación colectiva sectorial está bloqueada". En números hay pendientes de actualizar "más de 80 convenios de empresa de los 132 que se negocian en Cantabria, según la secretaria general de CCOO.

De este modo, los sindicatos han advertido a la patronal que impulsarán movilizaciones y "serán más contundentes si cabe" si no se desbloquea la negociación del V Acuerdo estatal para el Empleo y la Negociación Colectiva.

Así, Mantecón ha pedido que desde la patronal cántabra "impulsen" que la CEOE a nivel nacional asuma esa negociación "con lealtad" para lograr un marco sobre el que se aborden los convenios de todo el país.

Por su parte, el secretario general de UGT se ha dirigido a los próximos gobiernos que se puedan formar tras las elecciones advirtiéndoles de que "cualquier solución se tiene que tomar desde el dialogo social", que es "la única garantía de que se reparten las cargas".

A su juicio, en esta legislatura el diálogo social ha sido "fructífero" ya que se han puesto en marcha medidas "muy importantes", como la reforma de pensiones o la reforma laboral, que ha alabado ya que permite que uno de cada tres contratos que se firman actualmente sean indefinidos, "todo lo contrario de lo que sucedía antes".

"Es un éxito absoluto", ha valorado Carmona en torno a esta reforma, reconociendo que "se ha quedado corta en algunos aspectos pero seguiremos trabajando en ello".

En la misma línea ha señalado como un "hecho histórico" la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a 1.080 euros. "A nosotros mismos nos costaba pensar que íbamos a llegar a conseguirlo", ha reconocido Carmona, aunque ha lamentado que en la actualidad esa subida está yendo "prácticamente a la cuenta de resultados de empresas y multinacionales".

Miles de trabajadores piden en Santander que se repartan los beneficios empresariales
Comentarios