jueves. 13.06.2024

ATI califica el examen del Servicio Cántabro de Salud correspondiente a auxiliar de la función administrativa de “escabechina” y de estar “envenenado”. La prueba tuvo lugar el pasado sábado 11 de marzo y, como informa ATI en nota de prensa, como consecuencia de la "excesiva dureza", de los 2.027 opositores que se presentaron tan solo aprobaron 607, un 29,94%. “Una auténtica caza de brujas, una encerrona sin piedad y una debacle de examen, totalmente direccionado hacia una criba masiva de opositores”, critican.

El sindicato denuncia que la prueba, que constaba de 150 preguntas tipo test, “contaba con un tiempo máximo de tres horas para responder, cuando, por lo enrevesado, extenso, lioso, complicado y rebuscado hubieran necesitado para ejecutarlo cuatro horas, en vez de tres”. “Claramente han ido a degüello, con enunciados interminables que había que leer dos o más veces para llegar a entender la pregunta, además de meticulosamente escogidos para llevar al equívoco o la confusión”, critican desde ATI, que afirman que las circunstancias que se dieron “formaron un caldo de cultivo capaz de desconcertar y agotar a cualquier opositor”.

Además, el sindicato se queja de que “el examen constaba de preguntas no acordes a la categoría”, dado que, “para más inri se cebaron con la Ley de Finanzas, que como personal Auxiliar Administrativo no van a manejar ni ejecutar nuca en su trabajo”.

Según ATI, lo mismo ocurrió con el examen de los celadores celebrado el pasado 11 febrero, en el que “también realizaron criba, al presentarles un examen rebuscado, farragoso y enrevesado, además de ambiguo; lo que también provocó un auténtico descalabro, con un 41,73 % de aprobados”, detallan. Algo que, para el sindicato, es "un total insulto a la inteligencia de aquellos opositores que han gastado su tiempo y dinero para preparar una oposición en la que claramente las trabas han campado a sus anchas".

Agrupación de trabajadores independientes carga así contra el consejero de Sanidad, Raúl Pesquera, acusándole de “parecer regodearse al estar poniendo constantemente zancadillas a los cántabros”. Hace alusión a que el pasado enero, según el sindicato, "a la hora de estabilizar a más de 2.500 trabajadores interinos del SCS los coloca en total desventaja frente a los trabajadores de otras comunidades". ATI explica que "para que cada cual estabilice en su comunidad, desde el Ministerio de Sanidad y de acuerdo todas las comunidades autónomas deciden puntuar 70 puntos al tiempo trabajado y 30 a la formación, siendo única y exclusivamente en esta comunidad, donde, Pesquera desoyendo el acuerdo alcanzad, y con el riesgo de perjudicar a los de aquí, presenta una convocatoria en la que puntúa con 60 puntos el tiempo trabajado y con 40 a la formación".

Vistos los acontecimientos, desde la Agrupación se adelantan y prevén “sobresaltos” también en el próximo examen de los Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería - TCAE -, que son los próximos en examinarse el día 1 de abril.

“Pesquera no protege a sus trabajadores, los trabajadores de la sanidad, los que tanto han luchado al frente del coronavirus, dando la impresión con su conducta que le da igual que vengan los de fuera a ocupar los puestos de aquí”, critica ATI.

“El examen para auxiliar administrativo del SCS fue una auténtica caza de brujas”
Comentarios