sábado 28/5/22

El personal de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) en Cantabria se ha concentrado este martes en señal de protesta frente al edificio de los Ministerios en Santander para exigir el cumplimiento del acuerdo suscrito en julio del año pasado para resolver la escasez de personal, de medios técnicos y materiales y "un déficit de actividad que lo colocan al borde del fracaso".

La movilización ha sido convocada por los sindicatos UGT, CCOO, CSIF, CIG, FESESS, Sindicato de Inspectores de Trabajo, SISLASS y UPIT y precede a una primera jornada de huelga general en el organismo público el 30 de marzo.

Según ha explicado la presidenta de la Junta de Personal de la Administración General del Estado (AGE) en Cantabria, Carmen Ruiz (UGT), ya han esperado ocho meses para que la Administración "cumpla con lo acordado" porque "el problema está sobradamente diagnosticado y presupuestado" y "ahora lo que hace falta es poner soluciones concretas".

Según Ruiz, si no se aplican las medidas acordadas, el conflicto laboral proseguirá con más movilizaciones, "porque ya no bastan las buenas palabras sin hechos concretos para resolver los problemas del día a día y una sobrecarga de trabajo que va a más".

La sindicalista ha precisado que, "como mínimo", la Inspección de Trabajo y Seguridad Social necesitaría en Cantabria reforzar su plantilla con "una decena de trabajadores más".

También ha informado que ayer hubo una reunión de negociación de última hora que se prolongó hasta las 21 horas, aunque no se llegó a acuerdo alguno, por lo que se mantiene la huelga del 30 de marzo.

Comentarios