sábado 21/5/22

Los transportistas, pescadores y algunas empresas cántabras ya están parando su actividad o planteándoselo ante los altos precios de los carburantes. Este lunes han sido los transportistas cántabros asociados a Asemtrasan quienes han parado por la escalada de los precios de los carburantes y continuarán así hasta que el Gobierno central adopte medidas. El presidente de la Asociación de Empresarios del Transporte en Cantabria, José Andrés Cianca, ha indicado que prácticamente el medio millar de los socios de la patronal han "cesado su actividad" en esta primera jornada de la convocatoria.

También hoy, pescadores de cerco de Cantabria han decidido no salir a faenar con el objetivo de dar un "toque de atención" a la Administración y advertirle que "igual, en el futuro", el sector tienen que tomar "otras determinaciones" si el precio del combustible sigue así.

La última empresa que ha tomado decisiones sobre los altos precios de la energía ha sido Reinosa Forgins & Castings, que mantendrá parada la acería de la fábrica hasta en principio el próximo viernes, 18 de marzo, cuando se revisará la situación generada por los "prohibitivos precios" de la energía y se decidirá si retomar la actividad -en este y otros departamentos afectados- o continuar con el paro de producción hasta final de mes.

 

Así lo han indicado a esta agencia representantes del comité de empresa, que se han mostrado "muy preocupados" por las igualmente "muy complicadas expectativas" en un contexto marcado por el alza de las tarifas energéticas. Fruto de esa escalada, la empresa cántabra decidió hace una semana parar la actividad en los talleres de cabecera, la fundición y la acería, a los que se ha sumado ahora el tercer taller: el de gran forja. Y la acería continuará sin actividad a priori hasta este próximo viernes, aunque el paro podría prolongarse hasta que acabe marzo, en función de cómo esté el precio de la energía el día 18.

El mantenimiento de la inactividad o reanudación de la producción se decidirá por departamentos e instalaciones, como han precisado los representantes de los trabajadores. En paralelo, han sido convocados por la dirección de empresa a la negociación de un ERTE -Expediente de Regulación Temporal de Empleo- por causas productivas y económicas. Entre tanto, ante el parón de actividad, se están acogiendo a la flexibilidad contemplada en el convenio, de modo que los empleados afectados tendrán que recuperar en un futuro las jornadas no trabajadas ahora.

La dirección justificó la paralización de la producción por el "inasumible" coste de la energía y las materias primas, que ya venía provocando una situación "delicada" a la empresa pero que se agravó al estallar la guerra en Ucrania. Así, ante la "gravedad" de la situación había que adoptar un paro "inminente", por el "deterioro" de los costes energéticos en las cuentas económicas de Reinosa Forgings & Castings, según indicó.

Comentarios