jueves 27/1/22
MUNDO ANIMAL

El urogallo y el oso pardo, entre las ocho especies animales más amenazadas de España

En nuestro país existen 153 especies animales catalogadas como vulnerables o en peligro de extinción.

urogallo
El urogallo es una de las especies animales más amenazadas de nuestro país

La Tierra ha sufrido cinco extinciones masivas de especies a lo largo de su historia, entre las que se incluye la desaparición de los dinosaurios, y una sexta se está fraguando a pasos agigantados de la mano del ser humano, según coinciden en señalar organizaciones ecologistas y expertos.

Reflejo de ello es la pérdida de biodiversidad en España, donde existen 153 especies animales catalogadas como vulnerables o en peligro de extinción. La mayoría son aves (52), seguidas de mamíferos (33)invertebrados (34)reptiles (13)peces (13) y anfibios (8).

Casi siempre se habla de los esfuerzos para la recuperación del oso pardo, del lince, o del lobo, pero existen muchas otras especies cuya supervivencia no está garantizada. 

Publico informa de las ocho especies animales más amenazadas de nuestro país. 

Quebrantahuesos

El quebrantahuesos es un ave inconfundible y de gran tamaño, que puede alcanzar casi 3 metros de envergadura. Las 100 parejas de quebrantahuesos que quedan en España se enfrentan a amenazas como la electrocución en tendidos eléctricos, la ingesta de tóxicos a través de cebos envenenados, el abatimiento por disparos y la destrucción de su hábitat natural.

En la Cordillera Cantábrica habita una población estable formada por 180 ejemplares de oso pardo

Lince Ibérico

El último gran felino de Europa ha sufrido una disminución alarmante en el número de ejemplares en los últimos 50 años, hasta el punto de convertirse en el felino más amenazado del planeta, según la UINC. La destrucción de su hábitat, la disminución de la población de conejos y los atropellos son las principales amenazas a las que se enfrenta el lince ibérico.

Oso pardo

En la actualidad, quedan unos 200 ejemplares de oso pardo en España, según estimaciones de la Fundación Oso Pardo. En la Cordillera Cantábrica habita una población estable formada por 180 ejemplares, mientras que algo más de una veintena lucha por su supervivencia en Los Pirineos, donde la construcción de estaciones de esquí y las minas a cielo abierto han provocado la destrucción de los bosques donde tradicionalmente habitaban.

Urogallo cantábrico

También conocido como gallo de monte, este ave no voladora habita los Pirineos y la Cordillera Cantábrica. Actualmente, quedan entre 500 y 600 ejemplares en España, lo que supone una reducción de su población a la mitad en las últimas dos décadas, según los últimos censos publicados.

Foca monje del mediterráneo

De los miles de ejemplares de focas monje que habitaban hace décadas las aguas del Mediterráneo quedan 400 con vida, aproximadamente, según la Fundación CBD-Habitat. Las principales causas de su desaparición son la persecución humana, la contaminación del mar y la sobrepesca.

El urogallo también es conocido como gallo de monte

Águila imperial ibérica

Esta rapaz endémica de la península estuvo al borde de la extinción durante los años setenta. Desde entonces, los diferentes proyectos de conservación han logrado la recuperación de la especie y, según el último censo, el número actual de parejas es de 400. La electrocución, la persecución humana y la disminución de la población de conejo son algunas de sus principales amenazas.

Lagarto gigante de El Hierro

El lagarto de El Hierro es una de las cuatro especies de lagartos gigantes que habitan las islas Canarias. A día de hoy, su población se reduce a unos escasos 200 ejemplares distribuidos por la isla de El Hierro, el Risco de Tibataje y los roques de Salmor. La caza de ejemplares es una de las principales causas de su extinción.

Tortuga mediterránea

Esta tortuga terrestre, que habita las zonas de vegetación mediterránea, corre el riesgo de desaparecer en estado salvaje debido al uso de pesticidas, los incendios y la captura ilegal. En España, únicamente puede observarse especímenes en libertad en algunas zonas de Cataluña y las Islas Baleares.