lunes 18/10/21
LABORAL

El personal de cabina de Ryanair denuncia amenazas de la aerolínea si no sustituyen a los trabajadores en huelga en Portugal

Ryanair ha cancelado más vuelos en invierno
La tripulación de cabina de Ryanair denuncia presiones de la empresa

Ryanair ha advertido a sus tripulantes de cabina (TCP) de que tendrán que enfrentarse a "graves consecuencias" si no cubren a los trabajadores del colectivo de Portugal que están actualmente en huelga, según una conversación telefónica a la que ha tenido acceso Europa Press.

El director de Recursos Humanos de Ryanair, Darrell Hughes, llamó personalmente a personal español para informarles de que si no operaba varios vuelos de la compañía desde Oporto tendrían que enfrentarse a "graves consecuencias". La compañía incluso amenazó con que si rechazaban operar esos vuelos estarían incurriendo en una "rotura del contrato".

En la conversación telefónica, el personal de cabina solicita a Ryanair información sobre si el vuelo que les están asignando es para cubrir a los huelguistas. La compañía se niega a dar esa información.

Hugues asegura que el personal español no tiene derecho a negarse a operar esos vuelos, aunque sea para cubrir a trabajadores en huelga. También se niega a garantizar por carta a los trabajadores que la compañía correrá con los gastos judiciales en caso de que los trabajadores sean sancionados en Portugal.

TRES DÍAS DE HUELGA

Los TCP de Ryanair en Portugal mantienen la huelga convocada para el próximo miércoles, 4 de abril, tras las dos jornadas de paros en Semana Santa que se saldaron con más de una treintena de vuelos cancelados.

El Sindicato Nacional de Tripulantes de Vuelos de la Aviación Civil (SNPVAC, por sus siglas en portugués) convocó paros también para el 29 de marzo y el 1 de abril. Los datos del propio sindicato indican que de los 49 vuelos programados en esos dos días, 27 fueron cancelados. De los 22 restantes, 15 volaron con normalidad y siete lo hicieron con personal traído de otras bases en otros países europeos.

Los tripulantes lusos exigen mejoras salariales así como permisos de paternidad y que la compañía no aplique procesos disciplinarios contra los que se tomen bajas médicas.