miércoles. 07.12.2022

En el caso de las mujeres, los desajustes hormonales y los problemas para quedar embarazada que se repiten con más recurrencia son la anovulación (ausencia de ovulación), el síndrome del ovario poliquístico (SOP), una fase luteínica corta o una menopausia precoz.

Otras de las causas más comunes de la infertilidad femenina guardan relación con las trompas de Falopio o el útero: una infección por clamidia que no se ha tratado, miomas o endometriosis. Todos estos problemas pueden ser detectados por el médico ginecólogo.

Por otro lado, en el caso de los hombres, los problemas más frecuentes de infertilidad guardan relación con el esperma y la disfunción eréctil. Cuanta menos cantidad de líquido seminal resulte de la eyaculación y cuantos menos espermatozoides contenga éste, más dificultades existirá para que se fecunde el óvulo. Conviene saber que la calidad del semen se verá afectada cuando la temperatura de los testículos es alta, algo que sucederá con más probabilidad si la ropa interior es demasiado apretada.

En segundo lugar, algunos hombres también tienen dificultades para conseguir una erección con la que mantener relaciones sexuales completas. La disfunción eréctil puede ser tratada por los profesionales médicos. La obstrucción de los conductos seminíferos (encargados de transportar el semen desde los testículos) o problemas hormonales de causas genéticas son otras de las causas de la infertilidad masculina.

Algunos factores que reducen la fertilidad

Un consumo de alcohol excesivo puede reducir la fertilidad de hombres y mujeres, así como el tabaco y las drogas. Asimismo, una condición física saludables es vital para albergar vida, ya que las situaciones de estrés, el sobrepeso o estar demasiado delgada pueden alterar el ciclo e impedir la fecundación.

Además, la edad de la mujer determina la cantidad de óvulos en su cuerpo, pues las mujeres nacen con un número determinado de óvulos para toda la vida. A partir de los 35 años, la probabilidad de quedar embarazada se reduce considerablemente.

Por último, es conveniente saber que el consumo de algunos medicamentos reduce la fertilidad, así como el uso de algunos lubricantes que dañan el esperma (en el mercado también podemos encontrar lubricantes inocuos).