lunes 18/10/21
España

Los servicios sociales retiran la tutela a la burgalesa de 64 años que tuvo mellizos

Los niños se encuentran ya bajo la custodia de los trabajadores del gobierno de Castilla y León.

mellizos
Ibáñez, que fue declarada incapacitada laboralmente por un trastorno paranoide de personalidad

Los servicios sociales de Burgos han retirado este jueves. 6 de abril, la tutela de sus dos hijos mellizos a Mauricia Ibáñez, la burgalesa de 64 años que dio a luz el pasado 14 de febrero. Según confirman fuentes de la Junta, los pequeños se encuentran en estos momentos bajo custodia de los trabajadores de la comunidad autónoma.

En 2014, el gobierno de Castilla y León ya le había quitado por "desamparo" a su primogénita, a la que tuvo con 58 años. Según constaba en una sentencia de la Audiencia Provincial, los servicios sociales concluyeron que la menor sufría "cierto aislamiento", vestía de forma "inadecuada", presentaba una "higiene deficitaria" y residía en una vivienda sin las "condiciones higiénicas mínimas y saludables". según informa la edición digital de El País.

El gobierno de Castilla y León ya le había quitado por desamparo a su primogénita, que tuvo a los 58 años, por sufrir la niña aislamiento, falta de higiene y vestir de forma inadecuada

"He decidido volver a ser madre porque la experiencia de tener a Blanca, mi primera hija, fue tan estupenda que yo me planteé: ¿Y si puedo tener más?", explicó Ibáñez en una entrevista concedida a El País.

La burgalesa se sometió en Estados Unidos a un tratamiento de reproducción asistida, que le permitió quedarse embarazada de mellizos: Gabriel y María de la Cruz. En cuanto nacieron, debido a los precedentes, la Junta anunció la puesta en marcha de un protocolo de "seguimiento permanente" de los niños. Según ha adelantado La Tribuna de Burgos, los servicios sociales han detectado ahora indicadores de "desprotección".

Debido a los precedentes, la Junta de Burgos realizó un seguimiento permanente a los niños y ahora ha detectado indicadores de desprotección

Ibáñez, que fue declarada incapacitada laboralmente por un trastorno paranoide de personalidad, lleva años intentando quedarse embarazada. En 2009, su hermana recurrió a los tribunales para que la declararan en "estado de incapacidad total", con el objetivo de que le retiraran el pasaporte y le prohibieran viajar al extranjero, donde había iniciado un tratamiento de fertilidad. El juez rechazó la demanda después de que los psicólogos concluyeran que su estado "no le impide cuidarse de sí misma, ni cuidar de un niño". "No le impide ejercer funciones maternales", apostillaron los técnicos en sus informes.