sábado. 18.05.2024

Un niño de seis años jugaba con su hermano de ocho cuando encontró un huevo Kinder bajo un bordillo de la calle en la ciudad de Limavady, Irlanda del Norte, la semana pasada. Al abrir el plástico, que suele contener un juguete, el menor encontró supuestamente una bolsa que con unos polvos blancos y brillantes.

El niño dio el contenido a su padre, quien lo entregó rápidamente a la policía. Los agentes confirmaron las sospechas: era metanfetamina.

El inspector Colin Shaw, del Servicio de Policía del Norte de Irlanda, mostró ante el periódico 'The Daily Telegraph' su preocupación por el incidente: "Bloquear el uso y distribución de drogas ilegales es una prioridad para nosotros y la posibilidad de que algo tan peligroso haya sido tirado en un lugar donde los niños puedan encontrarlo es muy preocupante".

Colin añadió al 'Telegraph' que "este incidente solo nos recuerda que los criminales no tienen ningún tipo de consideración hacia la seguridad de los residentes locales y estoy agradecido de que este niño haya tenido el sentido común de hablar con un adulto". Tanto la policía como las autoridades locales alabaron la actuación del menor.

El asunto está siendo investigado por la policía. No obstante, El Grupo Ferrero, quien fabrica este dulce, "lamenta cualquier abuso o uso ilegal de sus productos o componentes".

Nunca un huevo Kinder escondió semejante sorpresa: un niño encuentra droga en su interior
Comentarios