viernes 27/5/22
Política

¿La gestación subrogada atenta contra los derechos de la mujer?

La asociación Son Nuestros Hijos (SNH), integrada por más de 400 familias, reclaman a los partidos políticos la regulación en España de esta técnica y que hagan frente a la "caverna moralista de feministas y ultraconservadores".

Feministas y asociaciones 'provida' han abogado por agilizar los procesos de adopción y se han mostrado contrarios a la gestación subrogada.

gestacion subrogada
Diferentes asociaciones y organizaciones se enfrentan por la gestación subrogada

Asociaciones feministas y 'provida' han mostrado su postura contraria a la regulación de la gestación subrogada al considerar que atenta contra los derechos de la mujer. Así, han abogado por agilizar los procesos de adopción para dar respuesta a aquellas personas que desean tener un hijo.

La activista Alicia Miyares y portavoz de 'No somos vasijas' -plataforma que agrupa a asociaciones feministas en contra de la gestación subrogada- ha explicado en declaraciones a Europa Press que este proceso se trata de "una barbaridad jurídica y ética de gran calibre en el que se utilizan los cuerpos de las mujeres para satisfacer a terceras personas". Así, ha indicado que "lo terrible de este asunto es la renuncia del derecho de las mujeres a la afiliación y la custodia".

En este sentido, Miyares ha indicado que, "en vez de perder tanto tiempo en esto, habría que gastar energías en agilizar los procesos de adopción en la sociedad". Ante el argumento de las asociaciones de gestación subrogada que explican que esta práctica y la adopción son aspectos totalmente distintos y compatibles, la portavoz de la plataforma ha asegurado que se trata de un "egoísmo biológico puro y duro, en el que no les importa usar a mujeres como recipiente". "¡Qué adopten!", ha sentenciado.

Miyares ha señalado que "no se puede invocar la libertad para quitar derechos" y ha rematado que, "según los códigos civiles, madre es la que pare".

Sociedad patriarcal

En la misma línea, la presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, ha señalado que la gestación subrogada supone "alquilar o explotar la capacidad reproductiva de las mujeres". "Hay que considerarla en una sociedad patriarcal en la que vivimos y además en un concepto neoliberal, que conduce a la compra y venta de bebés y a la explotación de la capacidad reproductiva de las mujeres", ha subrayado.

"Hay una fórmula que es la adopción, en la que hay muchos niños que están esperando familia -ha explicado Besteiro-. Lo que hay detrás de esto es muchísimo dinero y esto es lo que se está manejando; intentar regular lo que conduce a mas dinero".

Asimismo, ha señalado que el hecho de que se regule no va a acabar con la explotación de mujeres. "En Holanda está regulada la prostitución y no se evita que haya mujeres tratadas y explotadas sexualmente", ha asegurado.

Un retroceso en Derechos Humanos para los 'provida'

Por su parte, el presidente de la Federación Europea One Of Us, Jaime Mayor Oreja, ha tachado de "disparate" la regulación de la gestación subrogada.

"No se puede afirmar que porque haya un caso extremo y concreto, en el límite de una situación, haya que crear una norma para regular la excepción. No se puede aducir que porque en algunos países, como Canadá, haya una regulación de los vientres de alquiler, hay que hacerlo aquí", ha subrayado.

Familias por gestación subrogada

Familias por gestación subrogada, agrupadas en la asociación Son Nuestros Hijos (SNH), integrada por más de 400, reclaman a los partidos políticos la regulación en España de esta técnica y que hagan frente a la "caverna moralista de feministas y ultraconservadores".

Sostienen que así se acabaría con la mala praxis que, a su juicio, llevan a cabo algunas agencias en España que tramitan estos procesos de forma fraudulenta y también se pondría fin a los problemas de filiación con los que se encuentran muchas parejas al llegar con sus hijos gestados en otros países. Defienden que es "una técnica reproductiva más" como la fecundación in vitro, que "ya nadie cuestiona".

Así lo ha indicado en una entrevista con Europa Press el vicepresidente y fundador de esta organización, Antonio Vila Coro, que tuvo una hija en 2010, gestada por una mujer en Estados Unidos hace ya siete años. El y su marido Juan fueron los primeros en visibilizar su caso tras encontrarse, a su llegada a España, con que no podían inscribir a su hija en el Registro Civil.

A su juicio, los partidos políticos tienen que ponerse de acuerdo. Salvo Ciudadanos, el resto muestran división interna con posturas encontradas, como es el caso del PP, donde algunos dirigentes se han mostrado públicamente partidarios de regular esta técnica frente a la opinión de miembros más conservadores, que consideran que se trata de una forma de explotación de la mujer, contraria a los derechos humanos.

"Ultraconservadores y feministas dan los mismos argumentos contra la gestación subrogada", señala Vila Coro.

A su juicio, la adopción es un mecanismo de protección de la infancia, que tiene como objetivo "encontrar una familia a un niño y no al revés", mientras que la gestación subrogada es "una técnica de reproducción asistida" a la que recurren quienes quieren tener un hijo y no pueden por motivos físicos y biológicos.

"¿Por qué nos acusan de egoístas por no adoptar?", señala Vila Coro, que recuerda que hay muchas parejas que no son aptas para la adopción por el hecho, por ejemplo, de haber padecido cáncer uno de los progenitores. También se pregunta por qué no se cuestiona a quienes recurren a la fecundación in vitro. "¿Por qué nos tenemos que justificar?", apostilla.

"Hay mucha desinformación"

Sonia Ruano, superviviente de cáncer, una enfermedad cuyas consecuencias le impidieron tener hijos por sí misma. Es un ejemplo de mujer que recurrió a la gestación subrogada junto a su marido Javier, por motivos de salud. "Gracias a una mujer de Chicago, que decidió gestar a nuestras hijas (ahora de diez meses) de forma absolutamente voluntaria y como un acto de generosidad".

Ruano quiere desmontar el "mito" que, a su juicio, existe sobre las mujeres gestantes, que en la "gran mayoría" de los casos se someten "voluntariamente" a estos procesos "para ayudar a los demás". Kristin, su gestante, y Brian, su marido, tienen una buena situación profesional y económica, además de unas gemelas de dos años.

"Sólo salen a la luz unos casos horribles, que los hay, de mujeres que son engañadas y explotadas", advierte, para añadir que "no son en absoluto la mayoría" y que, precisamente, con la legalización de esta práctica se evitarían las irregularidades y se acabaría con las empresas que se aprovechan tanto de las parejas que quieren tener un hijo como de las mujeres que están dispuestas a gestarlo solo por dinero. "Hay mucha desinformación", añade.

Para remarcar su opinión sentencia: "el debate está en la calle y es responsabilidad de nuestros políticos tomar el pulso a la sociedad porque la gestación subrogada viene para quedarse", avisa, para concluir que está convencida de que en España hay muchas mujeres que estarían dispuestas a hacer este "regalo" a otras personas.