miércoles. 28.02.2024

El 14 de octubre de 2016, el español Gabriel R., siendo empleado de un restaurante McDonald`s en Bournemouth,. recibió un puñetazo por parte de un menor cuando iba a cerrar el local que le dejó en coma durante un largo periodo de tiempo y casi le cuesta la vida. La cadena tendrá que indemnizar al español con un millón de libras, algo más de 1,2 millones de euros.

El acuerdo se produjo en vísperas del juicio en el que el joven español, que, tras el daño cerebral provocado por la agresión tiene importantes secuelas de por vida, demandó a McDonald´s por considerar responsable de dicha agresión. El agresor fue condenado, por la jurisdicción penal, a una pena de trabajos sociales y a pagar una multa de 1.500 libras (1.730 euros).

En este tipo de acuerdos lo que se hace normalmente es solicitar el pago de la asistencia médica privada. De hecho, es posible que Gabriel empiece un tratamiento especializado en una de las clínicas más reconocidas de Europa para tratar sus secuelas.

El acuerdo se hará efectivo en los próximos días. Ya hay una orden judicial que estipula el pago acordado y que tendrá que efectuar el desembolso en los próximos veinte días de la cantidad acordada.

La defensa de Gabriel entiende que no estaba capacitado para este papel. Tenía un inglés limitado y carecía de las habilidades o el entrenamiento para manejar este tipo de situación. Había dos miembros del personal de seguridad que normalmente estaban allí, pero uno estaba de baja por enfermedad y el otro estaba de baja por paternidad. La empresa podría haber contratado fácilmente a personal de seguridad capacitado para cubrir esas ausencias del personal, pero decidió no hacerlo.

En esa demanda se argumentaba, entre otras cuestiones, que Gabriel no tenía que haber cerrado esa puerta del local porque no era su competencia como empleado del local, que éste era un local conflictivo con muchas entradas policiales en el último año, lo que debería haberles obligado a contratar un guardia de seguridad que no tenían.

Este asunto se ha dilatado en el tiempo siete años desde que Gabriel sufrió dicha agresión. La cadena nunca debió poner a Gabriel en esta situación. Un puñetazo que ha cambiado su vida. Su lesión cerebral significa que es poco probable que alguna vez pueda trabajar y su vida ha sido truncada. Depende del apoyo de su familia para salir adelante.

McDonalds deberá pagar más de 1,2 millones de euros de indemnización al español al que...
Comentarios