martes 30/11/21

Inspección del Trabajo ha concluido que la cadena de restaurantes Hooters incurre en una infracción a la "dignidad de las trabajadoras en el desarrollo de su actividad profesional" en su local, situado en Castelldefels (Barcelona), según el documento consultado por Europa Press. 

De esta forma, da la razón al sindicato CCOO, que denunció a la empresa por ofrecer a las trabajadoras un vestuario de trabajo que implica enseñar gran parte del cuerpo y, en particular, zonas íntimas, según ha recordado el sindicato en un comunicado.

El sindicato consideraba que se trata de una "falta grave contra el derecho de toda persona trabajadora al respeto de su intimidad, y a la consideración debida a su dignidad", alegando el artículo 4.2.e del Real Decreto Legislativo 1/1995. 

Así, la organización ha celebrado la resolución porque "favorece la acción sindical para erradicar esta práctica discriminatoria y vejatoria contra las mujeres trabajadoras al cosificarlas", aunque ha lamentado que, desgraciadamente esta práctica se da en sectores con atención directa al público, como son la restauración, la hostelería y el comercio, ferias y congresos, en que los que el marketing de las empresas utiliza el cuerpo de la mujer como un "reclamo sexualizado desproporcionado e injustificado". 

CCOO denunció llevó el caso a Inspección del Trabajo el 1 de diciembre de 2017 y pidió investigar las características de las condiciones laborales de la cadena estadounidense tras su apertura en Castelldefels. 

Comentarios