miércoles 1/12/21
POLÍTICA

El Gobierno de Rajoy logra un ahorro de más de 2.200 millones "a costa de los desempleados"

UGT denuncia que no se ha ejecutado la totalidad de los presupuestos del SEPE destinados a las personas sin empleo y sin cobertura.

Entre las partidas en las que se ha producido el ahorro señala el PAE y el PREPARA, en los que "solo se ha ejecutado un 43% y un 62%".

UGT denuncia que Rajoy ha logrado ahorro a costa de las ayudas a desempleados
UGT denuncia que Rajoy ha logrado ahorro a costa de las ayudas a desempleados

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), encargado entre otras cosas de las ayudas a personas sin empleo y sin cobertura por desempleo, obtuvo en 2016 un superávit de 2.263 millones de euros, una cantidad que, por tanto, no se ha ejecutado. Esta “baja ejecución”, como denuncia el sindicato UGT, se ha producido en partidas que permitían, en primer lugar, mejorar la cobertura, y en segundo mejorar la empleabilidad.

Por todo ello, UGT considera que el Gobierno de Mariano Rajoy ha ahorrado “a costa de las personas sin empleo y sin cobertura”, y ha puesto en duda que la existencia de este remanente pueda ser calificada “como un éxito, tal y como lo ha vendido el SEPE”.

“Es incomprensible” que exista esta cuantía de más de 2.000 millones “en un país con más de 4 millones de desempleados”, denuncia UGT

A su juicio, “es incomprensible” que exista esta cuantía de más de 2.000 millones “en un país con más de 4 millones de desempleados”, donde, ha puntualizado, “se ha enquistado el paro de larga duración y la tasa de cobertura por desempleo deja sin prestación al 45% de las personas” inscritas en el paro. Cabe recordar que más del 56% de los desempleados lleva más de un año buscando trabajo.

En concreto, el sindicato señala que el ahorro se ha producido, por ejemplo, en las partidas del PAE y el PREPARA, donde “solo se ha ejecutado un 43% y un 62% respectivamente”.

A esto se suma que el Gobierno de Rajoy solo ha utilizado 6,2 millones de los 75 presupuestados en la partida de agencias de colocación gestionadas directamente por el SEPE, lo que para UGT “prueba el fracaso de este modelo de intermediación que intenta implantar el Gobierno”.

Servicios públicos de calidad

Con todo, el sindicato denuncia que no solo se ha ahorrado en las partidas destinadas a las ayudas, destacando el presupuesto para la modernización de los Servicios Públicos de Empleo, que contaba con una cuantía de 100 millones en 2016 y de los que se han ejecutado únicamente 60 millones correspondientes a la mejora del marco institucional del SNE. “Los otros 40 millones, que precisamente iban destinados a la mejora de las oficinas de empleo, se han perdido, algo que evidencia el desinterés del Gobierno en ofrecer unos servicios públicos de empleo de calidad”, ha opinado UGT.

Por ello, y ante la prórroga del presupuesto para 2017, el sindicato ha exigido al Gobierno que “efectúe las modificaciones normativas necesarias para que el SEPE no ahorre a costa de las personas sin empleo y sin cobertura”.

Ahorro en tres años

Lo ocurrido en 2016, sin embargo, no es algo exclusivo. Según publica Nueva Tribuna, durante los últimos tres años, entre 2014 y 2016, el SEPE ha dejado sin gastar 10.222 millones de euros consignados para prestaciones por desempleo. Esto no solo implica que hay miles de personas que se quedan fuera de dicha ayuda, sino que la tasa de protección es baja, concretamente del 27,31% en el último año, lo que supone que tres de cada cuatro personas no accede a dicha protección.

Los datos, obtenidos de la Intervención General de la Administración del Estado y de la Oficina Nacional de Contabilidad, indican que desde que Gobierna Rajoy el gasto medio por parado al año durante los últimos cuatro ha sido de 4.663 euros, lejos de los más de 6.500 de 2011.

Pero además, y según el citado medio, la disminución del gasto en políticas de empleo ha supuesto un recorte de más de 16 mil millones de euros teniendo como referencia lo destinado en 2011, lo que afecta no solo a las partidas para las coberturas por desempleo, sino al propio funcionamiento del sistema, a los técnicos y a la atención que se da a los desempleados.