martes. 28.05.2024

La Policía Autonómica Vasca incorpora una nueva arma a su equipo. Se trata de pistolas paralizantes Taser, capaces de lanzar una fulminante descarga eléctrica sobre un potencial “agresor”. Y ello, como ha reconocido la consejera de Seguridad del Gobierno Vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, sin que existan homologaciones sobre el uso de este tipo de material represivo cuando el supuesto “agresor” es epiléptico o tiene problemas cardíacos. En total, 50.000 euros destinados a la compra de este armamento.

“Esta no es una respuesta satisfactoria”, ha resumido a Público el parlamentario de Elkarrekin Podemos e integrante de Equo, José Ramón Becerra, quien ha llevado el asunto de las pistolas Taser al hemiciclo, primero con preguntas escritas, y a partir de la próxima semana por la vía de la interpelación directa, sin papeles de por medio, a Beltrán de Heredia. “Alguien me tendrá que explicar cuáles son los criterios para utilizar esas pistolas ante personas con determinados riesgos de salud”, adelantó.

La Ertzaintza utilizará armas eléctricas sin conocer sus daños sobre la salud