jueves 2/12/21

El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial del Principado de Asturias, el socialista Alejandro Calvo, ha dicho este lunes que actualmente el Gobierno asturiano no puede hacer controles de población del lobo, es decir abatir a un determinado número de ejemplares, pero que se está trabajando en actualizar los protocolos del Plan de Gestión del Lobo, también el que contempla la captura de los animales por si pudiera ser parte de la solución.

Calvo ha hablado en una comisión parlamentaria de la situación en Asturias tras la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespe). Aunque en Asturias, la caza del lobo no está permitida, sí se abatían una serie de animales todos los años para frenar los ataques a la cabaña ganadera.

Esas actuaciones estaban encuadradas en el Plan de Gestión del Lobo, que se ve afectado por la orden que incluye a la especie en el Lespe. El Gobierno asturiano está a la espera de tener "seguridad jurídica" para poder aplicar ese plan "con todas las consecuencias".

Calvo ha dicho que tanto el Gobierno asturiano como la Federación Socialista Asturiana (FSA)-PSOE ha sido "contundente" en que se incluya al lobo en el Lespe. Seguirán defendiendo aplicar su plan de gestión, que considera "ejemplar" y que incluso tendrá mejoras. No obstante, el dirigente asturiano ha dicho que existe un 'plan b' en el caso de que no se obtenga esa seguridad jurídica. Pasaría por capturar y no abatir a los animales, que consiste en articular una serie de medidas con sistemas para ahuyentar a los animales y pagar más a los ganaderos, y que el Ministerio lo financie.

Comentarios