lunes 16/5/22

Un tiburón peregrino (cetorhinus maximus) de unos nueve metros de longitud ha aparecido muerto en la playa de Doñana, a la altura de Torre Carbonero. El hallazgo se produjo ayer martes por la tarde y se trata del segundo pez más grande del mundo, sólo por debajo del tiburón ballena, llegando a medir hasta diez metros de longitud, ha informado el espacio natural a través de su Facebook, consultado por Europa Press. Se trata de una especie de tiburón absolutamente inofensiva, ya que carece de dientes y se alimenta fundamentalmente de plancton. En Doñana ya han aparecido anteriormente otros ejemplares de esta misma especie, aunque de menor tamaño.