domingo. 04.06.2023

Una de las teorías conspirativas que más fuerza en los últimos años es la de los "chemtrails", que consideran que las estelas que dejan los aviones en el cielo son consecuencia de productos químicos que el gobierno rocía para tratar de manipular el clima.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha desmentido esta teoría asegurando que las estelas de los aviones no son más que nubes de hielo que se producen por la condensación del vapor de agua cuando la atmósfera está fría y húmeda en ciertas condiciones.

Además, añade que este fenómeno ha sido documentado desde los inicios de la aviación moderna y ha sido descrito en el boletín de la Sociedad Meteorológica Americana en 1953.

La AEMET asegura que no existe ninguna evidencia científica que respalde esta teoría y ha dejado en claro que las estelas de los aviones no son más que un fenómeno natural.

Comentarios