martes 28/9/21
JUAN CARLOS MONEDERO

“UP debe exigir que se cumpla el acuerdo de Gobierno, más aún con una factura de la luz y una ley mordaza que no toleramos y una reforma laboral lesiva del PP”

- Ione Belarra representa una nueva etapa en Podemos como mujer y como Navarra, y tiene una manera de trabajar políticamente más basada en la deliberación que en el carisma.

- En la lista de Belarra está la cántabra Mercedes González y la vasca Pilar Garrido, presentes en el acto presidido por Juan Carlos Monedero en Santander.

Juan Carlos Monedero
Juan Carlos Monedero

Corren vientos frescos en las filas de Podemos, el cual se encuentra sumergido en un proceso de elecciones primarias en las que los y las militantes deberán decantarse por una de las tres candidaturas: ‘Nuevo impulso’, ‘Podemos horizontal’ y ‘Crecer’. Esta última capitaneada por Ione Belarra. 

Con la intención de acercar esa estructura a los miembros de Cantabria, uno de los líderes fundadores del partido morado, Juan Carlos Monedero, ha visitado nuestra comunidad autónoma para dar alas a la lista de Ione Belarra, en la cual encontramos el nombre de una cántabra, Mercedes González Reguilón.

En este contexto y a solo unos días de que hable la mayoría, charlamos con Juan Carlos Monedero sobre el pasado, el presente y el futuro, en el cual nos descubre un halo de esperanza de la mano de Ione Belarra.

- El 12 y 13 de junio se celebrará Vistalegre 4, en la que los afiliados de Podemos deberán elegir entre tres candidaturas: ¿Qué propone Ione Belarra para ser elegida como secretaria general de Podemos?

Yo creo que aporta la mínima continuidad necesaria y la máxima renovación deseable. Creo que Ione viene del mejor de Podemos tanto en sus orígenes, por decirte sus orígenes sociales, como por su compromiso con las mayorías y dentro de las mayorías por los sectores más laureados. Pero al mismo tiempo ha sido la que ha gestionado el pacto de gobierno.

“Había tres momias que se han convertido en serrín, la momia de Cánovas del Castillo, la de Franco y la de Alfonso Guerra”

-¿Cree que será capaz de recuperar la confianza de muchos votantes tanto a nivel nacional como autonómico?

Yo estoy convencido de que sí porque el espacio es el correcto. Aquí había tres momias que se han convertido en serrín. Una era la momia de Cánovas del Castillo, también estaba la momia de Franco y la otra era la momia de Alfonso Guerra. Cada uno con sus razones, pero al final cada uno planteaba que en España solo podía gobernar une élite basada en el Rey y sostenida por la Iglesia y por un ejército inconstitucional que fomenta un capitalismo clientelar. Eso es lo que de alguna manera llevaba a Alfonso Guerra a decir que a su izquierda estaba el abismo, sin embargo era al revés. A su izquierda lo que hubiera habido sería un gobierno que hubiese contenido a Jordi Puyol, que no hubiese puesto en marcha los Gal, que no hubiese desindustrializado España y que no hubiera generado una nueva élite de poder que no ayuda especialmente nuestro país.

- Si Ione Belarra llega a la secretaría general de Podemos y Yolanda Díaz lidera el vínculo de Unidas Podemos, ¿cómo compaginarán ambos liderazgos?

Es una pregunta que habla también a una suerte de maduración que implica que cuando hay dos espacios de poder político la única salida imaginable es la confrontación, cuando realmente hay otras salidas. De hecho, las dos han trabajado juntas y no han confrontado. Al revés, han encontrado salidas virtuosas que tienen que ver con el diálogo y la colaboración. Además, Yolanda es una mujer que viene de militar políticamente y por tanto entiende que hay que representar la voluntad popular convirtiéndola en expresión parlamentaria e institucional. Yolanda sabe que los acuerdos de gobierno cuando se dan los pactan los partidos y que, por tanto, los cargos institucionales tienen que responder a las reclamaciones que establezca el partido de la misma manera que también sabe Ione que los cargos  políticos institucionales deben tener libertad para desarrollar su tarea porque sino no podría ejercerla. Si dos quieren pelearse se pelean, pero si no quieren pelearse no se pelean y repito, la experiencia entre ellas dos es que lejos de pelearse lo que quieren es colaborar.

Juan Carlos Monedero durante el acto de apoyo a la candidatura de Ione en SantanderJuan Carlos Monedero durante el acto de apoyo a la candidatura de Ione Belarra en Santander

- Hace pocas semanas Pablo Iglesias dejó la política porque, según él, ya no contribuía a sumar. ¿Cree que ha actuado de manera coherente y cree que hay partido sin Pablo Iglesias? ¿Qué ha aportado Pablo Iglesias a la política?

Pablo Iglesias como secretario general ha roto esa maldición que prohibía que una fuerza política a la izquierda de la social democracia o de algunas de las maneras vinculadas a las fuerzas del establishment entrara en el gobierno. Iglesias ha roto ese principio y ha incorporado nuevos actores que estaban ajenos a la gobernabilidad y luego a la izquierda catalana y vasca. Hubo una mayoría que se expresó en la moción de censura a M. Rajoy y el posterior nombramiento de Pedro Sánchez. Esta nueva mayoría que permite un gobierno diferente supone un logro de Pablo Iglesias, que ha soportado enormes presiones para evitar su entrada en el gobierno. Incluso una escisión que tenía detrás quería que renunciáramos a entrar en el gobierno de España. Al final tantos dardos han terminado por abatir a Pablo Iglesias. Por tanto, más temprano que tarde habrá un reconocimiento de lo que ha supuesto su papel. Sobre todo cuando la derecha empieza a hacer también con el Partido Socialista lo que ellos hicieron con Podemos. Entonces el Partido Socialista se va a dar cuenta de que tenía que haber salido con más ahínco a defender a Pablo Iglesias.

Pablo, igual que el núcleo fundador de Podemos, sabía que había que irrumpir en un contexto muy complicado electoralmente que estaba marcado por un bipartidismo político y mediático. Y esa irrupción implicó liderazgos muy fuertes, liderazgos muy personalistas cuya máxima expresión fue que en la papeleta inicial de las elecciones aparecía el rostro de Pablo Iglesias. Algo que después imitó Íñigo Errejón al poner su cara al lado de Manuela Carmena cuando se escindió de Podemos. Pablo Iglesias sabe que la nueva etapa hay que romper los callejones sin salida a donde había llevado el sistema con sus ataques inclementes, sus diatribas diarias en los medios de comunicación y con la demonización. Pablo Iglesias con su dimisión rompe el cerco y por eso su salida no puede tener ningún rasgo de tutela porque entonces el cerco se habría mantenido. Por tanto, su salida abre la posibilidad de una nueva etapa en Podemos que es la que representa Ione Belarra como mujer y como Navarra, siendo una mujer con una manera de trabajar políticamente más basada en la deliberación que en el carisma. 

- Usted abandonó muy pronto la política. ¿En algún momento se ha planteado volver?

Ni Pablo Iglesias ni yo hemos dejado nunca la política, dejamos cargos institucionales. Yo sí que había decidido no presentarme nunca a ningún cargo de representación porque entendía que una fuerza política como Podemos tenía que ser capaz de demostrar algo que para mí sigue siendo sustancial, que es que los que hacen política no tienen por qué ser cargos institucionales, yo creo que los cambios de partido no tienen que ser cargos institucionales. Entiendo que no se puede lograr ahora mismo eso porque ni los medios de comunicación ni los propios militantes lo entenderían, creo que es un camino hacia el que hay que tender, que las personas con más autoridad en el partido se dediquen al partido. Yo seguiré haciendo política en los medios de comunicación, recorriendo toda España, atendiendo a los círculos y construyendo partido igual que Pablo Iglesias va a regresar a la política seguramente en cuanto a la parte académica en la universidad se refiere y con algún proyecto mediático que él ha dicho siempre que ha querido hacer. Seguirá haciendo política, sin duda.

-¿Sabe algo de esos proyectos mediáticos que puede tener Pablo Iglesias?

Yo creo que no está nada cerrado, creo que eso lo plantean medios de comunicación porque les interesa. Yo no lo descarto. Ojalá hubiera más empresarios como Roures, ya que parece que los empresarios se tienen que gastar el dinero en señoras caras o en financiar a partidos a los que luego les exigen comportamientos afines a sus intereses. Roures es un militante, pero aunque gana dinero tiene la concepción de que el dinero tiene que estar al servicio de la sociedad que lo produce, entonces no descartaría que Pablo Iglesias hiciera algo con Roures, pero no me consta que haya nada serio. 

- Al hilo de las elecciones madrileñas. ¿Qué cree que ha propiciado que Isabel Díaz Ayuso haya obtenido esos resultados? ¿Puede que la división de la izquierda haya posibilitado que muchos votantes de este lado del espectro político vean esta división como un obstáculo insalvable y decidan votar a otro partido o no votar?

Eso no se ha dado porque la participación ha sido enorme. Yo creo que lo que ha funcionado es que ha captado un imaginario muy vinculado con la pandemia, muy desesperado y muy angustiado donde había un sector pijo de un Madrid que va reuniendo por la insolidaridad fiscal que representa el territorio. En Madrid están las grandes empresas, están los funcionarios, están las multinacionales, las universidades privadas y los medios de comunicación. Todo eso genera una ecología de clase media alta, real o aspiracional que entiende el discurso del egoísmo al cual le ha acompañado en la angustia de la crisis la gente que ante la incertidumbre de la Covid-19 y la post Covid-19 ha dicho “si yo no voy a ser el que se puede tomar las cañas quiero ser el que sirva esas cañas”. Eso ha generado un discurso que era falso pero que tenía un elemento de esperanza mientras que la izquierda pareciera que eran los cenizos que estaban augurando malas noticias acerca del confinamiento, las crisis, la angustia de los bares abiertos y creo que eso ha hecho que en el corto plazo haya ganado Ayuso. Es una constante también en momentos de la historia donde hay discursos que captan el imaginario popular que duran muy poco pero que son muy dañinos. Recordemos que los grandes autoritarismos no han durado mucho tiempo salvo el franquismo, pero en su corto plazo hace mucho daño. Ya vemos en Madrid que está habiendo marcha atrás en muchas realidades con los taxistas, con las terrazas, con la hostelería, porque era todo una construcción mediática para ganar las elecciones. Pero detrás de todo eso no había sino humo.

- Hace poco usted hizo unas declaraciones en las que apuntaba que quien gana el salario mínimo interprofesional y haya podido decantarse por votar a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, en las elecciones en Madrid están "alienados" y "no le parecen Einstein". ¿Cree que estuvo desafortunado al hacer estas declaraciones?

Yo le digo a todos los periodistas que me recuerdan eso que reflexionaran sobre cuál fue el origen de esa discusión, que no es más que una conversación privada que tengo yo con un amigo y que me graban ilegalmente. Debería hacernos pensar que Madrid se está convirtiendo en una ciudad con demasiados chivatos y luego generan productos abyectos como OK Diario o Alvise Pérez al cual están juzgando ahora precisamente por mentiroso. Cuando se graba una conversación privada es mucho más fácil que se digan cosas que nunca dirías en público aunque el fondo del discurso es el correcto. Yo nunca diría en público lo que expresé en una conversación privada pero sigo pensando que la gente que gana 950 euros gracias a que Podemos subió el salario mínimo y opta por una opción política que le va a encarecer el transporte y la vivienda, le va a endurecer las condiciones sanitarias y le va a encarecer la escuela infantil se está pegando un tiro en el pie, está yendo contra sus intereses y por tanto no está tomando una decisión inteligente. La decisión es democrática y esa decisión le da toda la legitimidad a Ayuso para gobernar, cosa que por cierto no reconocen ni el PP ni Vox del gobierno de coalición, al que desde el minuto uno están calificando de ilegítimo. Yo nunca diría que ese gobierno es ilegítimo, creo que es legítimo pero creo que se está sosteniendo sobre unas decisiones equivocadas de gente que se ha dejado llevar por unas ensoñaciones que más temprano que tarde van a caer sobre sus espaldas. Hoy mismo, los taxistas que hayan votado a Ayuso ya estarán diciendo “me he equivocado”. Porque las decisiones del gobierno del PP en Madrid perjudican a los intereses de los taxistas. Igual que van a perjudicar a los intereses de las mayorías, hay un error propicio de los medios de comunicación de ver a los votantes con la audiencia a la que siempre hay que complacer, yo no hago política para complacer a la audiencia. Yo tengo que entender que la gente vota lo que vota y tengo que entender sus necesidades y cuáles son sus miedos y frustraciones pero no tengo porqué plegarme a sus opciones. Al revés, creo que una de las tareas de la política es también ayudar a configurar la voluntad popular y no simplemente querer expresarlo.

“Pablo Casado está acostumbrado a Ana Rosa Quintana, Bertín Osborne, Vicente Vallés, Carlos Herrera y Alsina”

- El pasado jueves en Ceuta, Pablo Casado se negó a contestar preguntas en relación a la imputación de Cospedal en el caso Kitchen, produciéndose momentos tensos entre los abucheos de los presentes y el silencio como respuesta de Pablo Casado. ¿Cree que esto supone un ataque contra la libertad de prensa?

Pablo Casado está acostumbrado a Ana Rosa Quintana, Bertín Osborne, Vicente Vallés, Carlos Herrera y Alsina y por tanto están acostumbrados a un tipo de comportamiento que siempre es funcional a los intereses del partido. De repente cuando hay una pregunta que le rompe su guion, que es bastante idiota por cierto, que es que la persona que le permitió ser secretario general del Partido Popular no tiene nada que ver con el Partido Popular… Opta por una salida que solamente se entiende por lo amables que han sido los medios de comunicación con el Partido Popular. Tú vas a un barrio popular y a un tío muy fuerte no le dices “oye idiota” porque es bastante probable que te dé un sopapo a no ser que estés acostumbrado a que eso no te ocurra, y entonces puedes hacer cualquier tipo de barrabasada como alentar a unos hooligans que si te descuidas casi le pegan una paliza a esos periodistas.

Juan Carlos Monedero durante la entrevistaJuan Carlos Monedero durante la entrevista

- ¿Por qué Podemos no ha derogado la Ley Mordaza como dijeron que iban a hacer?

Yo creo que Unidas Podemos tiene la obligación más temprano que tarde de hacer que se cumpla el acuerdo de gobierno. Y sobre todo cada minuto que pasa con una factura de la luz que no entendemos, con una ley mordaza que no toleramos y con una reforma laboral del PP que lesiona a las mayorías. Cada día que pasa y que todos esos acuerdos que estaban en el acuerdo de gobierno no se cumplen quien realmente sufre es Unidas Podemos y no puede permitirse.

-  ¿Cree que el gobierno indultará a los presos del proceso independentista de Cataluña?

Como dice la ley de indultos tienen que concurrir tres razones y las tres concurren. Es una cuestión de justicia y de equidad por un delito decimonónico penado por unas penas de cárcel desmesuradas para una desobediencia civil que no implica la violencia y que al final te castigan por la misma pena que un asesinato. Es una pena desproporcionada y no tiene nada que ver con cómo se tratan ese tipo de delitos en nuestro entorno y además y un último elemento que yo entiendo que es más susceptible de discusión política es el de la utilidad pública. Llevamos demasiado tiempo en España enredados en las cuestiones territoriales, primero el País Vasco y ahora en Cataluña, que nos impiden utilizar esas energías en profundizar en la democracia. Yo creo que está pendiente la herida territorial que arrastramos desde hace doscientos, trescientos o cuatrocientos años y esa herida territorial solamente se va a solventar de una manera democrática. El Partido Popular pensó que lo iba a solucionar de una manera autoritaria utilizando a los jueces que les da igual el estado de derecho y les interesa más beneficiar los fundamentos teóricos del Partido Popular, pero lo que ha demostrado es que nos llevan a callejones sin salida. La solución va a ser democrática y tú no puedes negociar prácticamente cuando una de las partes está en la cárcel.

- ¿Qué opinión le merece que muchas personas de Podemos que en su día criticaban el aumento en la factura de la luz ahora estén en el gobierno y hayan permitido una subida desproporcionada de la misma?

Creo que el gobierno ha conseguido retirar una parte importante de lo que se llaman ‘los beneficios no caen del cielo’, es decir, ha sido capaz de quitarle los beneficios desmesurados que tenían las eléctricas, lo que pasa que eso se va a verificar en las facturas en un entorno de cinco años y creo que se ha equivocado radicalmente al no ser capaz de conseguir que en el corto plazo los sectores más vulnerables no caigan en alguna forma de pobreza energética. Es verdad que junto a esos beneficios caídos del cielo se está buscando una racionalización del uso energético que evite la pobreza energética. Pero está claro que se ha explicado mal y que la sensación que tiene todo el mundo en el corto plazo es que la manera que tiene de pagar una factura no desmesurada es hacer cosas como planchar o programar lavadoras por la noche, sin contar a ver como molesta eso a la gente que está durmiendo. Yo creo que ha habido un problema de comunicación. Se ha producido una batalla que se ha ganado a las eléctricas al retirarles una parte importante de los beneficios pero creo que se ha explicado muy mal porque lo que todos evidenciamos es que la factura de la luz va a subir. Y por tanto eso es contrario a lo que está en el ideario de Podemos.

Comentarios