viernes. 02.12.2022

Camaleño es, sin duda, uno de los lugares más tuísticos de Cantabria. Ubicado en la Comarca de Liébana, este municipio ha vivido una legislatura atípica pero, Óscar Casares, su alcalde, ha notado como la gente de la ciudad se interesa cada vez más por las zonas rurales, algo en lo que este Ayuntamiento trabaja cada día: dar los mejores servicios a sus habitantes.

Ahora que encaramos el final de esta época, ¿qué balance hace de esta legislatura?

Ha sido un balance raro por muchas cosas que han pasado a nivel mundial, ya no solo en los Ayuntamientos de Cantabria. Han pasado muchas cosas que no esperábamos, cosas atípicas que han condicionado a esta legislatura.

Una de las cosas positivas es que hemos notado tras la pandemia de Covid la llegada de gente de la ciudad al campo

Por ejemplo, una de las cosas positivas es que hemos notado tras la pandemia de Covid la llegada de gente de la ciudad al campo, gente con interés de tener una vivienda en las zonas rurales.

Además, en cuanto al turismo hemos registrado unos datos muy buenos, todavía en el mes de octubre hay gente, yo no recuerdo ningún octubre como este, aunque es cierto que con menos consumo y gasto por turista, pero en volumen muchísimo turismo. Se ha alargado tanto el verano que las perspectivas nos dicen que hasta final de año va a mejorar.

¿Cuáles son las actuaciones que más destacaría por parte del Ayuntamiento para mejorar el municipio?

Llevamos un par de meses empezando a ejecutar una serie de obras por valor de un millón y pico de euros, aparcamientos en distintos puntos del valle, mejoras en las calles de varios barrios y pueblos. Eso sería algo muy positivo a destacar.

Además, tenemos la confirmación de que Cantur va a invertir dinero en esos próximos años en nuevas instalaciones, algo que nos repercute directamente.

Desde el Ayuntamiento, ¿se van a tomar medidas de carácter fiscal?

Por nacimiento tenemos una partida importante que son 1.200 euros por cada nacimiento

No, no podemos hacerlo. Nuestro Ayuntamiento está al mínimo. EI mpuesto de Plusvalía por ejemplo no lo cobramos nunca, en el IBI estamos en el mínimo, en vehículos en el mínimo, en agua y basura, lo mismo. En Camaleño estamos muy limitados en ese sentido.

Por nacimiento tenemos una partida importante que son 1.200 euros por cada nacimiento, ayudas a los escolares también, con unas becas que van desde 200 euros a las universitarios a 100 euros a las familias en riesgo de exclusión. Tenemos unas ayudas también para el alquiler, rehabilitación o compras de viviendas. En principio en este presupuesto no vamos a tocar ningún servicio.

¿Qué actividades o propuestas ofrece el municipio a los jóvenes y a los mayores?

Por ejemplo, para los jóvenes tenemos un campus para que asistan en la semana no lectiva, de tal manera que las familias que lo necesiten puedan tener este servicio y dejar a sus hijos haciendo actividades en el municipio.

En el caso de los mayores, colaborando con la Mancomunidad de Peñarrubia, tenemos unos talleres de envejecimiento activo. Con la pandemia no hemos podido desarrollarlo, pero en mayo tenemos una fiesta dirigida para los mayores con espectáculos y una cena. Apoyando de tal manera a jóvenes y mayores.

Y ahora, mirando hacia delante, ¿Cuáles son los retos y las principales prioridades del gobierno municipal?

El reto más importante es seguir manteniendo el alza respecto al número de habitantes que hemos tenido este año, después de haber pegado un bajón muy fuerte. En datos, bajamos a 930 y cerraremos el año en 980 habitantes, por lo que tenemos que intentar que sea ese el punto de inflexión y que la población no siga bajando más y para que est ocurra desde el Ayuntamiento trabajamos en mejorar servicios. Un ejemplo es que el 99% de los habitantes de Camaleño tienen acceso a fibra óptica para Internet. En resumen, queremos que la gente tenga más ganas de quedarse aquí.

Comentarios