domingo 17/10/21
ENTREVISTA

Paz Gil: “Si la gente lee, es más libre y piensa más”

Creamos un espacio pensado para que se convirtiera en un lugar de encuentro para conferencias, exposiciones y cuentacuentos. Ese año empezamos a hacer también lecturas de poesía. Cuando abrimos en la plaza de Pombo teníamos claro que debíamos dejar un hueco para ellos. La librería es un lugar imprescindible de transmisión. Aquí charlamos y nos recomendamos libros unos a otros.

Paz Gil, interior
Paz Gil: "Llevamos 18 años organizando de manera habitual actividades y hemos notado como la gente cada vez se interesa más y participa"

Librería Gil se ha convertido con el paso del tiempo en uno de los  negocios más característicos de la capital. Referencia en el sector, acumula reconocimientos y, fue premiada en 2013 como la mejor librería cultural del país. Paz, junto a sus hermanos, gestiona en la actualidad la empresa, fundada en 1967.

-¿Qué diferencia a Gil del resto de librerías?

Tenemos un proyecto en el que no nos limitamos exclusivamente a vender libros. Hacemos actividades culturales y también apostamos por el fomento de la lectura. Contamos con un amplio catálogo. Actualmente tenemos cerca de 26.000 títulos y también capacidad para encargar aquellos que nuestros clientes nos solicitan.

-¿Cuál es el perfil medio del lector actual?

En estos momentos se venden todo tipo de libros. Desde novelas a ensayos o poesía, sin olvidarnos de la novela gráfica y la ilustración, que permite disfrutar de una buena historia acompañada de imágenes. Ahora muchos padres leen junto a sus hijos y por eso tenemos una  amplia oferta infantil.

-¿Quizá sea este el mercado que más ha crecido?

En Librería Gil llevamos muchos años trabajando en este sentido y peleando por tener una oferta muy variada. Hay dos personas que están especializadas en la materia y que hacen un gran trabajo. Ha crecido la demanda, porque ahora los adultos no sólo compran para los niños sino también para ellos.

-¿En verano se apuesta por otro tipo de literatura?

Vemos como llegan muchos clientes que están en la ciudad de paso. En esta época se incrementa mucho la venta de novela policiaca e histórica. La gente está acostumbrada a las obras de los grandes grupos editoriales que ocupan portadas de revistas, porque pueden promocionarse, pero en Librería Gil intentamos mostrar una oferta diferente para el verano, con propuestas de editoriales independientes.

-¿Cómo surgió la idea de convertir a Gil en un espacio de cultura e intercambio de ideas?

Ya en el año 98, cuando abrimos en San Fernando, creamos un espacio pensado para que se convirtiera en un lugar de encuentro para conferencias, exposiciones y cuentacuentos. Ese año empezamos a hacer también lecturas de poesía. Cuando abrimos en Pombo teníamos claro que debíamos dejar un hueco para ellos. La librería es un lugar imprescindible de transmisión. Aquí charlamos y nos recomendamos libros unos a otros.

-¿Una librería es diferente a cualquier otro tipo de negocio?

Es fundamental saber que no es un mero comercio de venta. Llevamos 18 años organizando de manera habitual actividades y hemos notado como la gente cada vez se interesa más y participa. Aquí se crea una relación muy estrecha.

-¿La literatura cántabra se encuentra en buena forma?

En estos momentos hay muchos poetas cántabros, y quizá menos narradores, aunque algunos destacan mucho como es el caso de González Calcedo. Hay del orden de 30 poetas, tanto mujeres como hombres que publican buenos libros de manera habitual.

-Las familias se encuentran inmersas en la preparación del curso escolar, ¿cómo son estas fechas? ¿qué recomendaciones hacéis para evitar las clásicas aglomeraciones?

Desde luego para nosotros son muy diferentes. En Librería Gil la gente se ha acostumbrado durante años a hacer reservas que facilitan el proceso. Recomiendo que utilicen este sistema y así no tengan que preocuparse. Pueden hacerlo a través del teléfono y también en nuestra página web. Es importante que no se agobien y que confíen en que van a recibir la atención que necesitan.

-¿Un deseo de cara al futuro?

Sobretodo que siga habiendo librerías abiertas porque eso significará que el país va mejor en educación y cultural. Si la gente lee es más libre y piensa más.

Comentarios