domingo 23/1/22
VERÓNICA ORDÓÑEZ

“El Parlamento debe abrirse a que la sociedad civil pueda plantear sus propuestas y que sean debatidas”

La portavoz del Grupo Parlamentario de Podemos considera que un Gobierno de España en funciones no debe ser un impedimento para que se desarrolle la actividad legislativa del Congreso.

La portavoz del Grupo Parlamentario de Podemos Cantabria, Verónica Ordóñez
La portavoz del Grupo Parlamentario de Podemos Cantabria, Verónica Ordóñez

Verónica Ordóñez (1984) es licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración y posee un posgrado en Dinamización de procesos de democracia participativa en la UPV-EHU. Actualmente miembro del Círculo Ciudadano de Castro Urdiales y del Consejo Ciudadano de Cantabria, donde es la responsable del Área de Participación, la portavoz del Grupo Parlamentario de Podemos cree que la actual pluralidad en el hemiciclo, aunque dificulta llevar adelante las propuestas, genera una “sensación de consenso y tranquilidad” fundamental para los ciudadanos. Considera importante mejorar la transparencia del Parlamento y modificar el reglamento de la Cámara para adaptar los procedimientos a la nueva realidad.

¿La nueva conformación del Parlamento regional responde a la nueva realidad social, o es la composición del Congreso la que más se aproxima?

En este caso no se puede hacer una traslación directa de los resultados en Cantabria y de los resultados al Congreso de los Diputados porque falta uno de los factores más relevantes, que es el PRC. Sí que es cierto que el reflejo que se da en el Congreso a través de los diputados electos hablan de una Cantabria mucho más igualada en representación, pero estamos obviando al PRC, que realmente sí que es un poquito más de todos. Tiene una base ideológica y una base militante que no responde al estereotipo clásico de izquierda y derecha, sino que tiene otra conformación mucho más amplia y transversal que atañe a los dos lados. Entendemos que hay una parte del PRC que en lo autonómico ha votado al partido, pero que en lo nacional tanto Podemos como el resto de partidos hemos bebido de esos votantes.

Cualquier mayoría que pueda pasar un rodillo y que durante cuatro años pueda hacer lo que le convenga no es sano

La sensación que hay en la calle es que Podemos lo está haciendo muy bien. ¿Es la misma que tienen en el Grupo Parlamentario?

Estamos muy contentos con el trabajo que venimos haciendo, pero consideramos que podemos hacerlo mucho mejor. Durante este periodo legislativo ser un grupo nuevo sin experiencia y sin un equipo de trabajo que nos ayudase nos ha limitado un poco a la hora de trabajar en las iniciativas. Para nosotros el balance es muy bueno dadas las circunstancias, pero todavía podemos hacerlo muchísimo mejor.

En el Parlamento regional se ha reducido el número de diputados a 35 y ha aumentado el número de partidos. ¿Es más fácil hacer política y que se pueda llegar a acuerdos?

Para el Gobierno obviamente no. Es más complicado llegar a acuerdos. Pero para la ciudadanía sí, por supuesto. Entendemos que cualquier mayoría que pueda pasar un rodillo y que durante cuatro años pueda hacer lo que le convenga no es sano, y al final genera políticas que cuando terminan esas legislaturas se rompen.

Creemos que este panorama, aunque sea más difícil y reduzca las expectativas sobre las iniciativas que querríamos llevar adelante, al final genera una sensación de consenso y tranquilidad que hacen que lo que se desarrolle se mantenga en el tiempo, y eso también es fundamental para no volver locos a los ciudadanos. Sirve para crear políticas de consenso que no se destrocen cuando acabe el gobierno.

El presupuesto del Parlamento está cerrado en 7,4 millones de euros y ha incrementado casi un 7%, pero las pensiones han crecido un 0,25%. ¿No cree que los políticos siguen alejados de la ciudadanía?

El presupuesto ha aumentado porque han entrado en el Parlamento dos grupos políticos más, y obviamente se necesitan más recursos para que los nuevos grupos puedan funcionar en igualdad de condiciones con el resto. La experiencia en el Parlamento regional nos está diciendo que es bastante austero. Probablemente podría ser más austero y recortarnos los sueldos. Es más, los parlamentarios de Podemos cobramos tres sueldos básicos y nos parecería una iniciativa estupenda que el resto asumiera ese compromiso y en el próximo ejercicio se estableciese de esta manera.

Pero tampoco me gustaría hacer el discurso demagogo de que se gasta más porque hay más grupos, cuando realmente el presupuesto debe garantizar que todos los grupos puedan trabajar en igualdad. Posiblemente lo que habría que hacer es rebajarnos todos un poco las asignaciones para poder llegar a ello.

Uno de los deberes fundamentales de los políticos no solo es escuchar, sino también proponer y facilitar que la gente lo haga

El Parlamento de Cantabria es el más transparente del Estado, con un 98,8 sobre 100, pero todavía se está trabajando en hacerlo más transparente. ¿Considera que es una prioridad para esta legislatura?

Desde Podemos ya presentamos una proposición de ley de transparencia y participación ciudadana para Cantabria que ahora mismo estamos negociando con el Gobierno porque también quieren sacar adelante otra propuesta suya, y ver cómo encajamos la nuestra con la que están trabajando.

Es cierto que tenemos que avanzar no solo en cuestiones de transparencia sino también en el cambio de reglamento para adaptar los procedimientos a la nueva realidad. Hay que reducir burocracia, hay que facilitar que la gente pueda presentar iniciativas en el Parlamento y que sea un sitio mucho más abierto. Muchas veces se ha hablado del escaño 36. Posiblemente sería necesario plantearnos la posibilidad de abrir el Parlamento para que todos podamos trabajar con mucha más fluidez, que todo sea más transparente y que adaptemos las instituciones a los momentos socio-políticos.

¿Considera que el Parlamento debe escuchar a un Consejo externo que represente a la ciudadanía cántabra?

Creo que debe abrirse a que la sociedad civil, de forma organizada o de forma individual, pueda plantear sus propuestas dentro del Parlamento para que sean debatidas por los grupos. Hoy en día una de las herramientas que tenemos es la Comisión de Peticiones, pero desgraciadamente no tiene ningún tipo de capacidad ejecutiva. Cualquier persona de forma individual o cualquier colectivo puede registrar una propuesta, eso nos llega y se nos informa, pero solo podemos asumirla como grupo e impulsarla, por lo que queda a la voluntariedad de cada uno. Este tipo de mecanismos hay que adaptarlos para que se nos obligue a escuchar a la ciudadanía. Y hay que hacerlo porque vemos que la ciudadanía cada vez quiere estar más implicada en los procesos.

Que haya un presidente electo o en funciones jamás debe frenar la actividad parlamentaria

¿Y está educada para ello?

Muchas veces la pedagogía también se hace desde la política. Uno de los deberes fundamentales de los políticos y la Política no solo es escuchar, sino también proponer y facilitar que la gente lo haga. Muchos no participan porque no quieren, y es totalmente legítimo, pero hay mucha gente que quiere participar y no sabe cómo. Eso al final también requiere campañas pedagógicas, y requiere también que los mecanismos de participación sean simples.

Ahora existe la sensación de que las puertas están cerradas y de que se iniciará un proceso que no llegará a ningún sitio. Si se registran cuestiones y no se recibe respuesta una y otra vez, al final se desincentiva la participación. Es necesaria una contraprestación para saber que el esfuerzo tiene algún sentido y se anime a seguir haciéndolo.

Los economistas aconsejan 18 meses de ‘política slow’ para aprovechar el crecimiento de la economía española. ¿Cree que será posible conformar Gobierno con el nuevo Congreso de los Diputados o estamos abocados a unas nuevas elecciones?

No sé qué entenderán empresarios y banqueros por ‘política slow’ dada la situación de pobreza y exclusión social en la que se encuentran gran parte de los ciudadanos. Tenemos una gran bolsa de población en España que necesita que el Gobierno desarrolle medidas de protección social que les saque de la situación de pobreza y exclusión social en la que se encuentran, y es irrelevante que se conforme un Gobierno. El Parlamento tiene la capacidad para desarrollar legislación, y está conformado.

Que haya un presidente electo o en funciones jamás debe frenar la actividad parlamentaria, porque estaríamos confundiendo dos órganos y porque se supone que vivimos en un país con separación de poderes. Lo fundamental es que los diputados que hemos elegido empiecen a trabajar para nosotros.

Muchas comunidades han decidido iniciar la reforma de sus estatutos para equipararse a otras como Cataluña, con excepción de Madrid y Cantabria. ¿Cree que la reforma es prioritaria?

Estamos en un momento en el que todo está por redefinir. Hay una gran mayoría social que cree que las cosas no pueden seguir como hasta ahora, no solo en el plano estatutario o de configuración del Estado. La redefinición del ciudadano y cómo se organiza es algo que también afecta a nuestra relación como comunidad con el Estado.

¿Qué iniciativas considera más inmediatas en la reforma del Estatuto?

Tenemos pendiente una solicitud de ADIC sobre el reconocimiento del lábaro como símbolo oficial que ya está registrada y que ha generado consenso entre todos los grupos parlamentarios, y entendemos que esta inclusión se va a producir. Nosotros tenemos ideas y propuestas, pero creo que son más importantes las que surjan de ese consenso y de esa escucha a la ciudadanía organizada o no organizada que quiera participar de este proceso.

Como portavoz de Podemos, ¿qué mensaje lanzaría en esta legislatura a los que han votado el cambio para que estén en el Parlamento?

Que se alegren y que nos ayuden, porque al final nosotros lo que hacemos es intentar trasladar las necesidades de la ciudadanía al Parlamento de Cantabria. En este sentido, estamos dispuestos a que cualquier persona o colectivo que tenga una iniciativa se ponga en contacto con nosotros, nos explique cuáles son los fundamentos, debatamos y podamos trasladar las iniciativas. Estamos dispuestos a seguir trabajando por mejorar la vida de los cántabros y las cántabras, y que les necesitamos a todos para poder llevarlo adelante.

Comentarios