domingo 28/11/21
ESTHER BOLADO

“Camargo no puede permitirse trabajar en 2015 con un PGOU de 1988”

Esther Bolado asegura que esta legislatura “no será de grandes obras”, pero sí trabajará para mejorar el día a día de los ciudadanos.

Esther Bolado, alcaldesa de Camargo
Esther Bolado, alcaldesa de Camargo

La alcaldesa de Camargo, Esther Bolado (1978), reconoce que el comienzo de su mandato ha sido complicado, pero se siente satisfecha por lo conseguido en los dos primeros meses. La socialista señala que una de las prioridades es aprobar un nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), y valora la anterior legislatura del PP como una época “de transición” en la que no se han acometido algunos de los proyectos más importantes para el municipio.

¿Qué valoración hace de sus primeros 100 días como alcaldesa?

Después de unos comienzos que no fueron ni muy normales ni fáciles, estoy muy contenta con el resultado. Han sido dos meses intensos en los que hemos estado poniendo en marcha prácticamente todos los puntos que llevamos en el pacto de Gobierno, con lo cual ese compromiso con la ciudadanía ya se está cumpliendo.

¿Cuáles son los proyectos que destacaría entre los que ya están en marcha?

El primer problema que nos encontramos fue la continuidad de las aulas de dos años, que fue una apuesta firme no solo de este equipo de Gobierno, sino a nivel regional también. No se sabía ni siquiera si iban a seguir durante el verano, así que prácticamente en cinco días tuvimos que ponerlo en marcha para que continuasen.

La congelación de impuestos también lo llevamos en el programa. Había una subida de un 10% del valor catastral, y eso lo hemos paralizado, con lo que garantizamos que durante los cuatro años de legislatura los impuestos estén congelados.

Otro punto fundamental, y creo que es imprescindible para Camargo, es el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que nos encontramos en un cajón desde el 18 de diciembre de 2014, y en el que nos hemos puesto a trabajar desde el primer día. Puedo afirmar que antes de finales de año el avance saldrá adelante, y estamos trabajando ya en la siguiente fase, que es volcar contenidos. El objetivo es que en estos cuatro años el PGOU esté en marcha porque ahora estamos trabajando con un plan del año 1988, que está completamente agotado y obsoleto, en el que no tenemos ninguna manera de crecer en ningún aspecto.

No tenemos suelo industrial para poder ofrecer algo a las empresas que quieran venir a Camargo cuando pase la crisis. No tenemos nada que ofrecerle. En el PGOU también contemplamos la construcción de viviendas municipales en régimen de alquiler social, no solo en propiedad. Es algo fundamental, sobre todo para muchos vecinos que tienen fincas y cuyas viviendas están cerca del casco urbano y no tienen posibilidades de construir o vender.

Las becas para libros también son básicas. No sé si encontraremos en España otro Ayuntamiento con una apuesta firme tan grande para la ayuda a libros como Camargo. Vamos a hacer una inversión de 400.000 euros, y en el que vamos a pagar el importe total del coste a los niños, y ampliamos el rango que se contabiliza para estas ayudas. Hemos contabilizado tres veces el IPREM, por lo que una familia que cobra unos 23.000 euros al año va a tener la posibilidad de que el Ayuntamiento les pague los libros. Hemos calculado que se pueden beneficiar unos 4.000 niños, y con la condición, y eso es imprescindible, de que se queden en el banco de libros, por lo que también los renovamos. Esto implica, además, que los libros no van a cambiar en toda la legislatura.

Todo esto ya está en marcha, pero ¿en qué iniciativas van a trabajar de manera más urgente a partir de ahora?

Vamos a hacer una apuesta fuerte por las Juntas Vecinales. Creo que en estos cuatro años han estado un poco abandonadas. Yo estaba al frente de una y así me he sentido, con lo cual van a tener mucho peso para este equipo de Gobierno. De hecho, hemos realizado una modificación del crédito para dotarlas con 650.000 euros de aquí a final de año para hacer frente a todas esas cosas que nos piden, y que al final son las cosas importantes para el ciudadano.

Siempre hemos dicho que esta legislatura no será una época de grandes obras, pero sí de mejorar las pedanías, que piden mucho arreglar espacios como un pequeño parque que hace 20 años que no se toca, las aceras que no se mejoran. Vamos a hacer que todas estas cosas tengan su hueco en el Ayuntamiento.

¿Era una demanda ciudadana la mejora de estas Juntas Vecinales? ¿Darles más apoyo y más presencia en el día a día?

Yo creo que es fundamental. Sí que es cierto que el núcleo fuerte de Camargo es Muriedas-Maliaño, pero no nos olvidemos que hay seis pueblos más con alrededor de 1.500 y 2.000 habitantes. Y creo que la pasada legislatura ha sido un poco de suplicio para ellos. No se ha invertido nada. Por ejemplo, el dinero municipal en la pedanía de Escobedo, que yo dirigía, ha sido cero euros en cuatro años. Todo surgía de los ingresos que tenía la propia pedanía, por lo que ha resultado muy difícil hacer frente al día a día, que al final es lo que te pide el ciudadano.

¿Cómo se ha encontrado el Ayuntamiento desde el punto de vista de los proyectos?

Yo creo que ha habido dos problemas. Las obras se han querido hacer con rapidez, y luego no ha habido un seguimiento real de esas obras. Que baje a un parque y me encuentre a un niño en un columpio que está suelto debajo de la goma quiere decir que no se ha seguido la ejecución de esas obras.

En este sentido hay una crítica que hago a nivel personal, y es que los juegos elegidos no son los adecuados para Camargo. Pueden ser espectaculares, pero no cumplen las características de los niños europeos. Están preparados para niños americanos, y no tienen las mismas singularidades. No digo que los parques estén mal hechos, sino que se han confundido en la manera de hacerlos y en la apuesta por los juegos que se han traído.

Hay muchos juegos que se están soltando, que están mal anclados, y eso repercute en accidentes, en niños que se rompen brazos, que se rompen piernas, y esas son demandas que están llegando hasta aquí. Cuando acudo a un parque en un momento se me acercan más de seis padres para advertir que un columpio está a demasiada altura o en malas condiciones. Creo que no son parques adecuados para niños españoles.

¿Y a nivel general? ¿Qué balance hace de la anterior legislatura?

Yo creo que han sido cuatro años de transición, cuatro años en los que no se ha tomado ninguna decisión en temas importantes. Solo en los últimos ocho o nueve meses, de cara a las elecciones, se han tomado algunas medidas. Sí que es cierto que han intentado dar un vuelco al casco urbano de Maliaño, creo que muchas veces con obras innecesarias. Hay calles que están asfaltadas hace cuatro años en las que solo se ha echado otra capa sobre lo que ya estaba. En ese sentido, creo que no se han hecho buenas inversiones, y además las obras del casco urbano se podrían haber realizado en consenso con los comerciantes, con los ciudadanos.

Por ejemplo, una obra de la envergadura de la peatonalización en la Avenida Concordia, que no contemple la recogida neumática de basuras en un municipio como Camargo, que está muy concentrado, creo que es un error. El futuro es que los contenedores desaparezcan de las calles. Y es algo muy sencillo, pues es hacer una tubería que queda instalada y puede ponerse en funcionamiento cuando sea necesario. De este modo vas quitando del casco urbano un tema muy conflictivo, que son los contenedores.

En 2012 se hizo una inversión muy fuerte para renovar los contenedores, y a los tres meses están todos mal. Hemos contabilizado en estos días más de 300 completamente destrozados, y nadie se hace cargo ni se asumen responsabilidades. Y tampoco de su limpieza, que no se hace.

Otro ejemplo es el PGOU. Se encontraron (PP) con un Plan General que tenía el 80% realizado. Se pasaron dos años sin hacer nada, en ese momento lo echan abajo, sacan uno nuevo a concurso en el que se gastaron 300.000 euros, y luego lo volvemos a encontrar en el cajón. Creo que es una irresponsabilidad muy grande, una decisión política para retirar un PGOU de otro signo político. Podían haber trabajado sobre él y haber retirado lo que hubiesen querido.

En qué fase está ese PGOU para que pueda tener el visto bueno del Gobierno regional?

El Plan está con el avance, y calculamos que en poco más de un mes le vamos a presentar a exposición pública durante un mes. Pero al mismo tiempo ya estamos avanzando internamente, y eso lo estamos plasmando y volcando información. Vamos a tratar de recuperar todo lo posible del Plan de 2011 que estaba avanzado en un 80%, y luego hacer las modificaciones que sean necesarias. Pero sí es cierto que tenemos el compromiso de la vicepresidenta del Gobierno, Eva Díaz Tezanos, de echarnos un cable y sacar adelante el PGOU para estos cuatro años.

Camargo no puede permitirse trabajar a 2015 con un Plan General de Ordenación Urbana de 1988.

¿Este nuevo Plan contempla ampliar el suelo industrial para atraer empresas?

Sí, se está trabajando en ello. Se están ampliando zonas en Revilla e Igoño, sobre todo con las canteras. Ahí hay suelo industrial que se puede aprovechar, con una accesibilidad para las empresas por todos los puntos por las autovías hacia Bilbao o hacia Torrelavega. Creemos que es el punto más importante para crear suelo industrial. También se está trabajando en todos los polígonos industriales para ampliarles. 

En el PGOU también se está trabajando en regular las canteras. Camargo tiene muchas canteras, todas ellas empezaron a funcionar con un Plan de 1988 que valía, pero actualmente no se ajustan a ninguna normativa en vigor, por lo que es necesario normalizarlas y regularlas de alguna manera.

Comentarios