jueves 23/9/21
EDUCACIÓN

STEC pide a Educación recuperar la gestión pública de los ayudantes lingüísticos ante la "nefasta gestión privatizada"

Productos desinfectantes colocados en los pupitres desde donde los alumnos atienden a las clases semipresenciales
Una profesora imparte clase en un centro escolar

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Cantabria (STEC) ha denunciado la "nefasta gestión privatizada" de los ayudantes lingüísticos, que se incorporarán a los centros "con siete meses de retraso", y ha exigido a la Consejería de Educación que recupere su gestión pública.

En un comunicado, STEC ha recordado que lleva "años" denunciando el "escándalo" que supone dejar en manos de empresas privadas la contratación del personal que presta servicios complementarios en los centros educativos públicos, pero "para lo que está ocurriendo este curso se van acabando los calificativos".

Ha pedido que también se haga con el resto de servicios como PROA, técnicos superiores en educación infantil o trabajadores de limpieza

Así, además de recuperar la gestión pública de los ayudantes lingüísticos en particular, con los que se está "batiendo todos los récords en lo que a gestión ineficaz y despilfarro de los recursos públicos se refiere", ha pedido que también se haga con el resto de servicios en general, como PROA (Plan de Refuerzo, Orientación y Apoyo), técnicos superiores en educación infantil, trabajadores de la limpieza, etcétera.

El sindicato ha defendido que la Administración es más eficiente que las empresas privadas y, en el caso de los auxiliares de conversación, ha destacado que mientras la primera "es capaz de nombrar a 3.000 interinos en el mes de agosto, a través de una empresa privada tarda siete meses en contratar a poco más de un centenar de ayudantes lingüísticos".

Además, ha añadido el "despilfarro de dinero público y la explotación laboral que conlleva este sistema de subcontratación", ya que señala que este tipo de empresas que intermedian en la contratación de personal se llevan habitualmente un 50% de la partida de dinero destinada a este servicio, lo que se traduce en unas condiciones salariales "lamentables" para los trabajadores. "Esa precariedad laboral, a su vez, repercute negativamente en la calidad del servicio, puesto que la prioridad de estas personas, lógicamente, termina siendo en muchos casos encontrar otro trabajo mejor o complementar sus ingresos con alguna otra ocupación", ha incidido STEC.

 

Comentarios