martes. 16.04.2024

Unicaja Banco está en un proceso de renovación de imagen, algo que se ha extendido tanto a sus sucursales bancarias como al entorno digital de su página web y su aplicación móvil. Pero al mismo tiempo que esto se produce, la entidad bancaria que absorbió a Liberbank (en la que se integró Caja Cantabria) ha visto reducida su presencia en todos los territorios en los que opera, también en nuestra región. Un proceso que, según algunos medios, podría apuntar a una futura e hipotética desaparición dentro de otra entidad mayor.

Al fin y al cabo, es el proceso natural que se está viviendo recientemente en el panorama bancario, donde los bancos de menor tienden a integrarse en aquellos con más fuerza para ser más grandes y poder sobrevivir. En el caso de Unicaja, los datos del último año señalan una situación de empeoramiento con respecto a lo que vivió tras el Covid-19. Según datos publicados por el medio Influencers, a comienzos de 2022 la entidad malagueña había firmado cerca de 1 de cada 10 hipotecas en España. Apenas un año después, el balance era de 1 de cada 20 hipotecas en todo el 2023.

En el caso de Cantabria, la reducción de su actividad y su presencia es notable. De hecho, en algunos casos es superior a lo que se produce en otras comunidades en las que opera el banco como Asturias o Castilla-La Mancha. Por ejemplo, y según los datos manejados por el citado medio, la cuota de mercado en crédito es un 4,3% menor que hace un año, cayendo fundamentalmente en Extremadura y Asturias, y en menor medida en Cantabria y Castilla-La Mancha.

A esto habría que sumar la ya mencionada caída de las hipotecas. Unicaja Banco, según las últimas cuentas publicadas, ha pasado del 9% al 5,6%, pero el dato es quizá más llamativo si tenemos en cuenta que la entidad ha tenido precios competitivos en los préstamos, situando sus tipos variables y fijos entre los más atractivos del país.

En lo que Cantabria sí supera al resto de comunidades en las que está presente Unicaja es en la cuota de depósitos. El banco ha perdido un 14,1% de cuota en los ahorros de los cántabros, balance que está por encima, por ejemplo, de Asturias (-14%), Castilla-La Mancha (-13,5%), Extremadura (-13,5%) o Andalucía (8%). Esto va aparejado a la reducción de su presencia en estas regiones clave para su actividad, provocando, entre otras consecuencias, que en el último año se hayan registrado salidas de capitales de unos 1.000 millones de euros y haya multiplicado los gastos por intereses, pasando de 202 millones a 993 millones. El resultado más directo ha sido que en el cuarto trimestre estanco de 2023, la entidad andaluza entró en números rojos y registró una pérdida de 19 millones de euros.

Este sería uno de los motivos por los que, a diferencia de otras entidades, Unicaja Banco no ha presentado beneficios récord, a lo que habría que sumar lo que algunos medios especializados llaman una “crisis de poder”, después de la salida de varios consejeros, el cese forzoso de su consejero delegado, Manuel Menéndez, la retirada del presidente Manuel Azuaga o las presiones del Banco Central Europeo (BCE). Todo ello ha provocado, en lo que a poder empresarial se refiere, que Bankinter haya logrado superar a Unicaja y se consolide ya como la quinta entidad más grande de España durante los dos últimos años.

Unicaja pierde fuerza respecto a otros bancos y reduce su presencia en Cantabria
Comentarios