viernes. 27.01.2023

Las pensiones contributivas subirán un 8,5% en 2023 en función de la fórmula contemplada en la reforma de pensiones y en la que se tiene en cuenta el IPC para evitar pérdidas de poder adquisitivo.

En concreto, este incremento del 8,5% es el resultado de la media del IPC entre diciembre de 2021 y noviembre de 2022. Las pensiones de clases pasivas también subirán con el nuevo año un 8,5%. Por su parte, los beneficiarios de pensiones no contributivas mantendrán durante 2023 la subida del 15% que se les aplicó desde el pasado mes de julio.

PENSIONES MÍNIMAS CONTRIBUTIVAS: ENTRE 18 Y 113 EUROS MÁS AL MES

Con la subida del 8,5% contemplada para 2023, las pensiones mínimas contributivas aumentarán aproximadamente entre 18 y 113 euros al mes, dependiendo de la clase de pensión y de las circunstancias personales.

En concreto, el importe de la pensión mínima para los jubilados de 65 años con cónyuge a cargo quedará en 966,19 euros al mes en 14 pagas (frente a los 890,5 euros al mes actuales); la de sin cónyuge (unidad económica unipersonal) en 783 euros (721,7 euros actualmente), y la de con cónyuge no a cargo en 743,2 euros mensuales (frente a los 685 euros actuales).

Para los jubilados con menos de 65 años, la pensión mínima con cónyuge a cargo se fija para 2023 en 905,8 euros al mes (834,9 euros actualmente); sin cónyuge en 732,6 euros mensuales (675,2 euros ahora), y con cónyuge no a cargo en 692,4 euros mensuales (638,2 euros actualmente). Por su parte, la pensión máxima de jubilación se situará desde el 1 de enero en 3.858,8 euros mensuales por catorce pagas, frente a los 2.819,2 euros al mes de este año.

Las pensiones mínimas de viudedad subirán entre 46 y 71 euros mensuales, dependiendo de las circunstancias. En concreto, la pensión mínima de viudedad para los titulares con cargas familiares se situará en 905,8 euros mensuales, en contraste con los actuales 834,9 euros al mes. En el caso de ser mayor de 65 años o de tener una discapacidad mayor o igual al 65% la pensión mínima de viudedad será de 783 euros mensuales, lo que supone 61,3 euros más que ahora. Si el titular de la pensión de viudedad tiene entre 60 y 64 años, la cuantía con el nuevo año será de 732,6 euros mensuales (675,2 euros actualmente), mientras que en el caso de los beneficiarios menores de 60 años la prestación será de 593,2 euros mensuales (546,8 euros este año).

Por su parte, la pensión mínima contributiva de gran invalidez subirá desde el 1 de enero hasta los 1.449,3 euros mensuales (1.335,8 euros actualmente) si se tiene cónyuge a cargo, y ascenderá hasta los 1.174,6 euros si no se tiene cargo al cónyuge (unidad económica unipersonal), en contraste con los 1.082,6 euros al mes actuales.

La pensión mínima por incapacidad absoluta o total de los titulares con 65 años con cónyuge a cargo será el próximo año de 966,2 euros al mes, en contraste con los 890,5 euros actuales, mientras que la de quienes no tienen cónyuge a cargo (unidad económica unipersonal) será de 783 euros mensuales (721,7 euros actualmente).

En el caso de las pensiones de orfandad, el importe mínimo ascenderá desde el próximo domingo a 239,4 euros mensuales por beneficiario (ahora son 220,7 euros), mientras que si el beneficiario tiene menos de 18 años y cuenta con una discapacidad superior o igual al 65% la cuantía será de 470,9 euros mensuales, 36,9 euros más que en 2022. La pensión mínima en favor de familiares se situará con el nuevo año en 239,4 euros mensuales, frente a los 220,7 euros actuales. 

Comentarios