miércoles 20/10/21

El futuro de Tinamenor, en el aire por una situación económica "muy grave"

La Federación Agroalimentaria de CCOO hace un llamamiento a las partes implicadas para reorientar la actividad y garantizar los puestos de trabajo.

Representantes de la Federación Agroalimentaria de CCOO
Representantes de la Federación Agroalimentaria de CCOO

La situación económica de Tinamenor es “muy grave”, lo que está generando una gran incertidumbre entre sus trabajadores ante el futuro del Grupo, que el 30 de julio anunció que había presentado concurso voluntario de acreedores para negociar una solución de viabilidad operativa y financiera y salvar los 148 puestos de trabajo, unos 65 de ellos en Cantabria, que tiene en la actualidad. Así lo ha asegurado la Federación Agroalimentaria de Comisiones Obreras en una rueda de prensa en la que ha recordado que la deuda de la empresa asciende a 25 millones de euros.
Pero la incertidumbre tiene otros orígenes. Como han señalado los representantes sindicales, la empresa ha realizado una inversión de 11 millones de euros en un centro en Gran Canaria “que actualmente es improductivo, al parecer por problemas de tipo económico administrativo”, lo que ha provocado “incógnitas que deben ser solucionadas”.
Junto a esto, la anulación de la licencia de actividad y la solicitud de una nueva que modifica la anterior son otros argumentos para la preocupación. Precisamente esta última cuestión, la de una posible nueva licencia de actividad, es la que da esperanza a los trabajadores. Según los representantes, la licencia solicitada por la empresa es para duplicar la producción de 20 millones a 40 millones de alevines, por lo que “no creemos que haya una salida de Cantabria”. Más bien al contrario, “si salimos de esta” la intención es “aumentar la plantilla”.
Así lo han expuesto en rueda de prensa el secretario general de la Federación Agroalimentaria de CCOO, Jesús Villar, y el secretario general de la misma Federación de Cantabria, Jesús Gallo, quienes han estado acompañados por los tres delegados de personal de CCOO en Tinamenor José Luis Fernández, Josefina Fernández y Ángel Fernández.


Falta de información
Pero, según los representantes sindicales, el Grupo no está facilitando mucha información y cuando lo hace es “a toro pasado”, por lo que pretenden personarse ante el juzgado y hablar con el administrador concursal para “conocer al detalle” la situación y “aportar toda la energía para que tengan futuro” las seis empresas. Específicamente las de Cantabria, pues “son estratégicas para la región”, y sobre todo para Val de San Vicente, donde no hay industria de este tipo.
Por ello, han hecho un llamamiento a todas las partes implicadas, es decir, los gobiernos central y regional, el Ayuntamiento, la empresa y la asociación ecologista Arca, para sacar adelante un Plan de Viabilidad que “reoriente la actividad y garantice los puestos de trabajo”. Una viabilidad que debe buscarse “tanto en el apartado medioambiental como económico, social y laboral”.
En este sentido han  denunciado que las reuniones de seguimiento del acuerdo que se celebraban entre las partes coordinadas por el delegado del Gobierno en Cantabria han dejado de celebrarse desde que está el actual, Samuel Ruiz.
Gallo ha subrayado que aunque no se puede decir que la empresa esté “libre de peligro” una vez que ha entrado en concurso, el sindicato intentará buscar una salida la misma porque es “su responsabilidad”. “Queremos decir a los trabajadores y a la sociedad que si no transmitimos sensación de tranquilidad, sí de responsabilidad”, ha subrayado.
Villar, por su parte, ha enfatizado la “trascendencia” que tiene Tinamenor para Cantabria y otras comunidades, como Canarias o Galicia, puesto que ella dependen más de 300 mariscadores de aquella comunidad. Lo que la empresa plantea ahora es 'incumplir' el acuerdo que suscribió en 2008 con las administraciones central, regional y local sobre la reubicación de la planta de Tinamenor, quedarse donde está y ampliar su actividad.
Según Gallo, Arca denunció el modelo de producción de Tinamenor y una sentencia de la Audiencia Nacional anuló la licencia de ocupación por estar en dominio público, decisión que ratificó el Tribunal Supremo ante el recurso del Grupo, si bien dicha sentencia no se ha ejecutado. Ahora la empresa ha solicitado una nueva licencia de ocupación en el mismo lugar y ampliada, para la que no se han registrado alegaciones durante el periodo de información pública que finalizó el 20 de julio.
Así, intentarán contactar "en breve" con los gobiernos central y autonómico, y ya han pedido una reunión con Arca. Además, esperan concertar otra reunión antes de fin de mes con el administrador concursal, que es una empresa valenciana especializada en el sector. También se han reunido ya con el alcalde de Val de San Vicente, Roberto Escobedo.

Comentarios