domingo. 14.08.2022

Cuando pensamos en sagas familiares que han triunfado en el mundo del deporte, por norma general, solemos hacerlo en esas situaciones en la que los integrantes compiten en la misma disciplina. Y suele ser lo habitual, que los hijos sigan los pasos de sus padres y traten de replicar aquello que admiran desde pequeños. Pero en algunos casos, aunque sean los menos, los progenitores no logran que sus hijos continúen su legado en una disciplina y, aun así, llegan a destacar en otra completamente opuesta. 

En Cantabria, y especialmente en las zonas costeras, existe una gran tradición por el remo. Es una disciplina que no acapara el gran foco mediático, los remeros y las remeras no son millonarios y, salvo en zonas concretas donde los vecinos conviven con el remo desde hace mucho tiempo, los niños y las niñas no piden a sus padres que los lleven a verlo. Es un deporte minoritario, pero a Cantabria le ha dado muchas alegrías a nivel nacional y, también, internacional. Son varios los remeros y remeras cántabras que han ganado campeonatos europeos, mundiales y han participado en los Juegos Olímpicos. 

Hay varias localidades cántabras donde el remo se concibe como algo más importante que un deporte minoritario como pueden ser Pedreña, El Astillero o Santoña, entre otras. Lógicamente, la presencia del agua en esos lugares ha ayudado a familiarizar a sus vecinos con los deportes acuáticos. Las embarcaciones son un elemento más en el paisaje característico de Santoña; bien sea para ganarse la vida como hacen los pescadores o bien sea para practicar deporte. El Club de Remo de Santoña se fundó en 1971 y desde entonces ha logrado importantes triunfos nacionales e internacionales. Ha disputado regatas en todas las categorías y modalidades de banco fijo, en bateles, trainerillas y traineras y también activamente en pruebas de banco móvil por España y Europa. 

Su palmarés es muy extenso donde cabe destacar el Campeonato de España de ocho con timonel en 1987 y sus dos Campeonatos de España de Bateles en 1986 y 1987. También dos de sus componentes, Chechu Vinatea y Fernando Vinatea fueron dos veces campeones de Europa C en la modalidad de dos sin timonel. Destaca también su participación en 1984, 1986 y 1989 en la Bandera de La Concha. Chechu Vinatea, además, junto con su compañero Roberto de Llanos logró la medalla de oro en dos sin timonel, en la categoría 1, en el Campeonato del Mundo Master (veteranos) que se disputó en Zagreb, en el año 2007, y la medalla de plata en la categoría B, en la misma embarcación. 

Un ejemplo el de Chechu Vinatea del que sus hijos aprendieron el amor por el deporte, aunque han optado por hacer carrera lejos del mar. 

UNA VIDA LIGADA AL CLUB

David Vinatea se incorporó a la disciplina del Club Deportivo Laredo a los ocho años y allí permaneció hasta su etapa juvenil. Brilló en el Santoña y tuvo una breve etapa en la RS Gimnástica de Torrelavega antes de regresar al Charles, donde ha logrado tres campeonatos de Tercera División, un ascenso a Segunda División “B” y la permanencia con el cuadro pejino en Segunda RFEF antes de poner fin a su etapa para emprender una nueva aventura con su familia. 

David se ha convertido en uno de los jugadores más icónicos de la historia de la entidad y, con el paso del tiempo, su recuerdo en el Charles queda como un símbolo y referente para los niños y niñas que juegan al fútbol en la capital de la Costa Esmeralda. La temporada 2021/22 del CD Laredo en Segunda RFEF ha permitido al conjunto rojillo asentarse por segunda temporada consecutiva en la categoría y el crecimiento del club lo ha situado como uno de los referentes en Cantabria, viviendo un crecimiento sin precedentes en el aspecto deportivo y social que sitúan al combinado de San Lorenzo en el mejor momento de su historia.

La despedida del gran capitán en el feudo del Charles, acompañado de sus hijos, supuso un momento imborrable en la mente del ‘10’ del Laredo y muy especial para todos los aficionados que han presenciado el crecimiento del equipo con David Vinatea como referente en las diferentes categorías. Y esas tardes de fútbol en San Lorenzo no han pasado desapercibidas para los niños y niñas de la localidad, y entre ellos estaba su hermano Sergio. 

Nacido en el año 2007, y todavía en categorías inferiores, Sergio Vinatea es un proyecto de futbolista en ciernes a pesar de su corta edad. Criado en las categorías inferiores del Racing, firmó por el Villarreal CF para jugar en la disciplina del CD Roda, clubes que son distintos federativamente, pero con un funcionamiento orgánico común. El pequeño de los Vinatea, además, es un fijo en las convocatorias de la Selección Española sub-15 y sub-16, donde ya se ha estrenado como goleador. El remo, uno de los deportes rey de Cantabria, y el fútbol, deporte rey por excelencia, protagonistas en la familia Vinatea.

Comentarios