miércoles. 22.05.2024

El Racing de Santander afrontaba en la noche del viernes algo más que un encuentro de LaLiga Smartbank. Afrontaba un partido que, de ganarse, podía acercarle un poco más a la salvación de la categoría. Y los verdiblancos cumplieron ante el Ibiza, que certificó su descenso en un estadio de El Sardinero repleto.

El encuentro fue difícil desde los primeros compases. En los primeros 25 minutos de encuentro, a falta de goles, hubo varias amonestaciones para ambos equipos. El Ibiza trataba de controlar el partido y evitar que el Racing moviera el balón, pero alrededor del minuto 30 Baturina rompió el equilibrio al controlar con el pecho y meter un gol por la escuadra con un zurdazo a la media vuelta.

El gol también activó al Ibiza, que cinco minutos después tuvo el empate, evitado por el guardameta racinguista. Con esa ventaja en el marcador se llegaba al descanso tras un alargue de seis minutos.

La reanudación del encuentro llegó con una serie de cambios de José Alberto que parecían buscar asegurar el marcador, y a tenor del resultado final, así fue. Con todo, el Racing tuvo la oportunidad de ampliar el marcador en el minuto 75, cuando el árbitro pitó un penalti a favor del equipo cántabro. Sin embargo, tras revisarlo en el VAR, cambió de decisión y quedó anulado.

El resultado de 1-0 se mantuvo hasta el final, aunque eso no implica que no hubiera ocasiones incluso en el tiempo de descuento, cuando Vicente tuvo el segundo. Tras cinco minutos de añadido, el Racing pudo certificar su victoria.

Los de José Alberto suman ya 47 puntos, ocho por encima del Málaga (con un partido menos), equipo que marca el descenso, lo que sitúa al Racing con una importante ventaja para asegurar un poco más la salvación.

Al término del encuentro, José Alberto reconoció que "hubo un momento en el partido que lo estábamos pasando mal y gracias a la grada, ¿lo habéis notado? hemos empezado a controlar más la situación. Es lo que queremos, buscamos que la gente se vaya satisfecha del esfuerzo que hacen sus jugadores". Asimismo, tuvo unas palabras para el Ibiza, ya descendido: "lo primero, mandar un abrazo a toda la familia de Ibiza, porque este no es un momento fácil. Lo segundo, agradecer a nuestra afición el apoyo en un horario tan complicado".

Un triunfo que sabe a salvación
Comentarios