martes. 23.04.2024

El CD Laredo regresó de tierras gallegas con sabor agridulce, tras empatar sin goles en su visita al CD Lugo B. En la parte positiva estuvo el punto sumado a domicilio y dejar por segundo partido consecutivo la portería a cero y en la negativa el no haber logrado sumar los necesarios tres puntos para acercarse a la permanencia, disponiendo para ello de escasas ocasiones, pero sí de un penalti no transformado en el minuto 82. Y es que, con el mismo once de salida que en el encuentro anterior ante el Guijuelo, no le salió al Charles un partido con el mismo brillo, generando pocas oportunidades de gol para superar al filial lucense. Comentaba el técnico Zurimendi en rueda de prensa que “el marcador refleja una igualdad máxima”, añadiendo sobre la jugada clave que “en caso de acertar el penalti, viendo el desarrollo del partido, lo hubiéramos sacado adelante”.

El Laredo salió bien al encuentro, con intensidad, presión alta y robando, pero sin convertirlo en ocasiones claras. Con el paso de los minutos se fue igualando el juego, con los dos equipos, ambos con urgencias, buscando la portería contraria, pero también con la intención de evitar descuidos en la retaguardia, lo que propiciaba minutos de cierta tranquilidad para ambos guardametas. En el minuto 23 una falta botada al área por Felipe la remataba de cabeza por alto Santamaría. En el tramo final estuvo más incisivo el cuadro local, con un disparo en el área que Christian cruzó demasiado y un remate del mismo jugador en el descuento que no tampoco encontró portería.

La segunda mitad comenzó en la misma línea. En el 56’ Adrián Zorrilla abandonaba el terreno de juego lesionado siendo sustituido por Dani Ojeda. En el 59’ Christian aprovechaba un pase atrás para rematar de espuela despejando David Puras. Poco después, un disparo exterior de Pablo Castrín lo detenía bien el portero solariego. Zurimendi daba entrada a Edu Martínez saliendo Álvaro del terreno de juego. El Charles volvía a disponer de una buena oportunidad en el 73’, con un buen centro desde la derecha de Edu que Felipe remataba de cabeza desde el punto de penalti deteniendo Brais y en la jugada siguiente reclamaba el Lugo B una pena máxima que no concedió Gao Aladro.

Si lo haría el colegiado poco después, cuando Musy se internó con peligro en el área tras desbordar a tres rivales y finalmente Jesús le derribaba señalando el colegiado los once metros. El delantero santanderino se encargaba del lanzamiento, deteniendo el portero con el pie para frustrar las esperanzas laredanas.

Adri Carrión y Cañizo sustituían a Nates y Felipe en un tramo del partido donde el Laredo se había ido con descaro a por la victoria, aunque también apretó el Lugo B en los minutos de prolongación, sin que finalmente se moviera el marcador por ninguna de las partes, a las que el punto sumado les deja en la misma situación comprometida que al comenzar la jornada.

Un punto a domicilio
Comentarios