sábado 22/1/22

Los sueños a veces en el fútbol no se cumplen y otras sí. Hoy el CD Monte, llegaba con toda la ilusión de conseguir algo histórico para el fútbol femenino de nuestra querida y pequeña región. Las guerreras cántabras tenían claro que su objetivo era transmitir la idea y el concepto de un club que lleva haciendo las cosas muy bien hace mucho tiempo.

Realmente toda la expedición cántabra sabía de la importancia de este choque que más que un encuentro era una reválida para demostrar que en Cantabria hay fútbol femenino de calidad, que hay cantera, y que sobre todo hay mucho futuro, siendo la entidad santanderina un claro ejemplo de todo ello.

PRIMERA PARTE

El partido comenzaba con una superioridad bastante evidente por parte de las catalanas. En los primeros minutos el Espanyol ganaba de dos goles, sendos tantos conseguidos por las jugadoras Lidia Rubia en el minuto 5 y Ana Hernández en el 12 respectivamente. Las cántabras no conseguían estar cómodas en el terreno de juego. Sin embargo, nadie podía decir nada en cuanto a su actitud, ya que la implicación del CD. Monte era total.

A medida que avanzaba el partido las periquitas conseguían tener más ritmo de juego. Por contra, las cántabras no podían pasar del medio campo ya que su rival lograba hacer una presión en la salida del balón que les dificultaban en todo momento poder desplegar su juego. Las llegadas hasta el minuto 30 eran constantes para las blanquiazules.

Asimismo, las santanderinas tras la pausa de hidratación comenzaban a alcanzar su nivel. Poco a poco combinaban en el centro del campo y el cansancio de las catalanas que habían imprimido un gran ritmo se hacía real. En los últimos minutos las chicas de Manu Gestera consiguieron poner cerco a la portería rival.

En definitiva, iba a acabar este primer período con unas sensaciones para las chicas del Monte no del todo malas ya que en este final del primer acto habían conseguido quitarse el dominio inicial de las catalanas.

SEGUNDA PARTE

El conjunto santanderino salía en este segundo periodo sin complejos e intentando dominar la zona medular. Las cántabras intentaban prolongar las jugadas al espacio de sus delanteras para sorprender a la zaga catalana a base de velocidad y verticalidad. Manu Gestera pedía a sus jugadoras creencia en estos comienzos ya que que la salida de sus futbolistas era totalmente distinta a la primera mitad.

El encuentro en el centro del campo se convertía en una auténtica lucha futbolística. Las chicas del Monte buscaban su momento para poder sorprender a su rival. Las catalanas por su parte, les bastaba parar el ritmo a las santanderinas para poder estar relativamente tranquilas. El calor comenzaba a pasar factura a las protagonistas y eso hacía que las de Manu Gestera comenzaran a sentirse más cansadas. Sin embargo, las guerreras cántabras no se daban por rendidas y la actitud que estaban teniendo era digna de mención.

El Sol apretaba de lo lindo, las jugadoras estaban fatigadas pero no había una disputa en el terreno de juego sin intensidad. La honestidad del trabajo por parte de las cántabras era para quitarse el sombrero. La presencia atacante de las santanderinas en la segunda mitad era mayor, no perdían la cara al encuentro en ningún instante.

Tras la hidratación, el final del choque era una auténtica batalla de dos equipos que sin tener fuerzas lo daban todo. En el minuto 82 llegaría la jugada que metería por completo al cuadro cántabro en el partido, Aldara era derribada claramente en el área rival. La pena máxima lo transformaba Pilar con un disparo seco y a la derecha de la portera catalana. Tras el gol las santanderinas asediaban la portería rival. Laura Camino la iba a tener en el 85, en un disparo con pierna derecha que cogía el larguero de lleno.

El final del partido cogía unos tintes de emoción que eran más que palpables, el esfuerzo de ambas escuadras se plasmaba en el terreno de juego de las Rozas. Sin embargo, las cántabras no se rendían bajo ningún concepto. Las fuerzas estaban al límite, pero no había bandera blanca por parte de ningún equipo.

Una pena que al final las santanderinas no pudieran conseguir la victoria. A pesar de ello, todas las futbolistas del club santanderino tienen que estar orgullosas por el trabajo realizado, ya que su integridad hoy ha conseguido que todos los cántabros seamos del CD Monte.

Espanyol Femeni: Montserrat; Joana Vega, Irene Corral, Xenia Pérez, Lidia Rubia, Sara Extremera, Andrea Martínez, Ana Hernández, Ariadna Sánchez, Elena Benítez, Judit Pablos. (Marta Saez M.56), (Carla Sánchez M.70), (María Benedicto M.90).

CD Monte: Elsa Gutiérrez; Carmen Cuesta, Mónica Barbeiro, Marina Blanco, Marta Gestera, Laura Camino, Jioeldry Katerin Parra, Pilar Mena, Aldara Vallés, Connie Elizabeth, Karen Katherine Hidalgo. (Laura Sierra M.55), ( Anahi Table M.90), (Sara Campo M.90).

Árbitro: Cristian Sánchez Moraga. Mostró tarjeta amarilla a Connie Caliz (6′), Aldara Valles (10′), Karen Hidalgo (43′), Sara Extremera (44′)

Goles: 2-1

Incidencias: Partido correspondiente al Play Off de ascenso de Primera Nacional Femenina en la Ciudad del Fútbol de las Rozas

Comentarios