martes. 28.05.2024

En el Vicente Trueba hay una cosa clara; rendirse nunca es una opción. Los naranjas lo han demostrado hoy en Granollers al sobreponerse a las seis lesiones con las que contaba Mozas antes del inicio del encuentro, más la de Fer González que ocurría en el parquet catalán y la roja de Alonso Moreno. Pese a todos los obstáculos y pese a apenas contar con primeras líneas, el equipo nunca se dio por vencido. Tal fue la heroicidad de los del Besaya que hasta el último minuto tuvieron opciones de puntuar en una cancha ya de por sí complicada. Pese a que lo imposible casi se torna posible, al final Granollers venció (29-26) a un muy mermado Bathco BM Torrelavega.

El partido comenzó con una parada de Mijuskovic a Faruk, algo que servía como presagio de la gran primera parte del montenegrino. Tras un lanzamiento lejano a la portería de Alonso Moreno sería Buzle quien con un tiro exterior abriría el marcador. Tras dos ataques infructuosos de los del Besaya, Montoya haría el segundo gol catalán. Sería Alonso Moreno quien rondando el minuto 5 haría el primer tanto torrelaveguense. Desde aquí y hasta el minuto quince el partido estaría bastante igualado en el que destacaron Adrián Fernández y Marko Jurkovic en el ataque naranja y Montoya y Reguart en el de Granollers. A partir de aquí vendrían unos diez minutos de claro dominio local hasta llegar a la ventaja de cinco minutos con un acertado Pablo Urdangarin desde los siete metros. La peor de las noticias posibles llegaban en el minuto 24 cuando Fernando González se retiraba lesionado tras correr un repliegue defensivo junto a Urdangarin y pisar mal. Las alarmas saltaban, y es que cabe recordar que la enfermería del Vicente Trueba se encuentra repleta. Oswaldo Maestro, Pablo Paredes, Jokin Aja y Isidoro Martínez tienen lesión y hay que sumar las molestias de Carlos Calle y Alex Rubiño que pese a viajar no han jugado.

En los últimos cinco minutos de la primera parte poco ocurrió. Un gol para cada equipo de la mano de Antonio García y Fernández. Aunque, con el tiempo parado, Javi Muñoz lanzó un golpe franco que dio en la cruceta.

La segunda parte comenzaba con una gran reacción naranja. Javi Muñoz transformaba el primero del segundo periodo desde los siete metros. Tras ello una parada de Mijuskovic y los goles de Dani Ramos, Alonso Moreno y Czaplinski, lo que hacía que los visitantes estuvieran a tan solo un gol (14-13). La exclusión de Alonso Moreno y el gol de Faruk Yusuf, de Rodríguez y de Buzle hacían que esa efervescencia inicial del Escuadrón Naranja se diluyera.

A raíz de aquí el partido se estabiliza con dos goles de diferencia para los naranjas gracias a los goles de Buzle, Rodríguez y Montoya por parte local y de Muñoz, Fernández, Ramos y Czaplinski por parte visitante. En el minuto 15 llegaría la segunda exclusión de Lombilla y una roja directa a Moreno por falta sobre Reguart que marcaría el partido. Por un lado, dos jugadores naranjas menos en el 40x20 y sobre todo una primera línea menos para este partido. Un jarro de agua fría total para los pupilos de Mozas. Con los goles de Urdangarin, Martínez y Montoya se hacia el 22-17 y Mozas paraba el partido.

Tras el tiempo muerto solicitado por el madrileño los cántabros volvieron al partido e impusieron el ADN naranja, la lucha y pelea hasta el final. Ramos y Fernández entendieron que era momento de ponerse el equipo a las espaldas y fueron los más destacados en el aspecto ofensivo.

Unos minutos de “toma y daca” hasta el 25-19 que, hacia Pablo Urdangarin, desde ahí tres goles naranjas (dos de Cangiani y uno de Czaplinski) hacían que Rama fuera ahora quien parase el partido al estar Torrelavega a tres de diferencia (25-22). Los de Torrelavega se levantaban cada vez que tropezaban, y es que al final el espíritu del equipo es ese. Pero con la reacción blanquiazul y un par de errores visitantes parecía que el partido estaba condenado. Cinco goles de diferencia y menos de cinco minutos. De nuevo tiempo muerto del madrileño Mozas. ¿Rendirse? En este equipo nunca es una opción. Los del Besaya lo tienen claro y dos goles de Casanova y uno de Ramos servían para volver al partido 27-25.

Había que intentarlo y así lo entendió el argentino Casanova (único lateral sobre el parquet). -Cabe destacar que en algunos momentos del tramo final de partido llegaron a jugar Fafa Cangiani y Borja Lombilla de laterales, este último ejecutó un lanzamiento que no fue correcto. Contrataque rápido y gol de Faruk. 28-25 cuando faltaba menos de un minuto, ahora sí, el partido estaba decidido. En los últimos 30 segundos vendrían dos goles para cerrar el marcador, uno de Ramos y otro de Romero. 29-26 y una lección de cómo pelear pese a todos los obstáculos.

FICHA TÉCNICA

Fraikin Granollers; Roberto Rodríguez, Faruk Yusuf (1), Victor Romero (3), Biel Valera, Oriol Rey, Bruno Reguart (3), Adrià Martínez (2), Gerard Domingo, Iván Montoya (6), Pablo Guijarro, Ferrán Castillo (1), Sergi Franco (2), Iosif-Andrei Buzle (3), Pau Panitti, Pablo Urdangarin (4) y Antonio García (2).

Bathco BM Torrelavega. Carlos Calle, Mile Mijuskovic; Fer González, Adrián Fernández (3), Alonso Moreno (2), Álex Rubiño, Javi Muñoz (2), Dani Ramos (6), Borja Lombilla (1), Facundo Cangiani (3), Marko Jurkovic (3), Fabrizio Casanova (2), Pedro Berrio y Mikolaj Czaplinski (4).

Parciales

2-1, 4-3, 7-4, 9-6, 13-8, 14-9 descanso

15-13,18-15, 20-17,24-19, 25-22, 29-26 final

Árbitros: Raúl Oyarzun y Aritz Zaragueta

Levantarse una y otra vez
Comentarios