martes 25/1/22

Este viernes los Campos de Sport de El Sardinero presentaban una curiosa estampa. Largas colas de abonados rodeaban el estadio, pero no era por renovar para la próxima temporada, sino para reclamar la cantidad correspondiente a los últimos seis partidos que el Racing de Santander no pudo jugar con público en el reinicio de la temporada tras el Estado de Alarma.

Comentarios