jueves. 11.08.2022
BALONCESTO

El Grupo Alega Cantabria hace oficial el fichaje de John Harrar

El pívot estadounidense de 2.05 aterriza en el conjunto cantabro para mejorar el juego interior del equipo tras haber disputado las últimas 5 temporadas en la NCAA.
FZaBX0xXoAE6XBC
John Harrar es nuevo jugador del Grupo Alega Cantabria | Foto: cdestela

John Harrar nació el 13 de julio de 1999 en Wallingford (PA). Mide 2.05 de altura y juega en el puesto de pívot. Sus últimas temporadas las ha disputado en las filas del Penn State Nittany Lions en NCAA. En su última temporada ha promediado un total de 10.6 puntos, 10.3 rebotes y 17.7 de valoración. Harrar es un pívot formado en canteras del baloncesto estadounidense, con unos números que han ido mejorando año tras año pese a su corta edad.

Desde la directiva se asegura que: “John Harrar es un fichaje por el que apostamos de manera convencida gracias a sus cualidades y capacidades físicas. Su rendimiento en los últimos años, en la NCAA, ha sido considerablemente mejor año tras año, con lo cual esperamos una gran evolución de Harrar con la ayuda del club.” “Con su dominio del juego interior y su garantía en el rebote, esperamos poder tener un jugador que nos va a aportar un buen futuro con el objetivo de establecer nuestro asentamiento en las máximas categorías del baloncesto nacional.”

David Mangas: “Harrar nos puede aportar mucho, sobre todo en ese juego interior donde echaremos de menos a Leo Cizmic tras su retirada pero que seguro John va a poder cumplir a las mil maravillas. Es un jugador muy agresivo y fuerte de cara al rebote, a la defensa en poste bajo y además anota con bastante frecuencia gracias a su poderío físico debajo del aro”

John, llega por primera vez a Europa para seguir creciendo en su carrera profesional. Es el segundo fichaje del equipo, tras Shakir Smith, con lo cual será uno de los encargados de aportar esa mezcla de hambre y frescura que se necesita en la cancha. A ambos se suman las ya conocidas renovaciones de Mirza Bulic, Fer Sierra, Agustí Sans y Alo Marín.

Comentarios