viernes 20/5/22

En ocasiones, nuestras mayores pasiones llegan a nosotros por accidente y, cuando menos nos lo esperamos encontramos ese amigo, mascota, trabajo o hobby que va a pasar a ser fundamental en nuestras vidas. A veces, ese hobby, que puede llegar a convertirse en trabajo, es un deporte. Y, en ocasiones, una visita al Decathlon con tus padres puede terminar en una medalla de bronce a nivel nacional. 

Esa es la historia de Ángela Gutiérrez, vecina de Soto de la Marina, una niña prodigio que se enamoró del tiro con arco en un campamento, y que a base de insistir en que sus padres le dejaran comprarse un arco, los ha llevado a presidir un club y la Federación Cántabra, a ellos, y a lograr una medalla de bronce en el Campeonato de España por equipos mixto, a ella. De un paseo por los pasillos de Decathlon a… ¿los Juegos Olímpicos?

 -Eres medalla de bronce de España por equipos mixtos y ahora ya puedes asimilarlo, pero en el momento de conseguirlo, ¿cómo te sentiste?

Me sentí súper bien y en cuanto terminamos comencé a saltar y a celebrarlo, no me lo creía. Es increíble ser medalla de bronce a nivel nacional y conseguir un cuarto puesto a nivel individual.

-Había mucho nivel en el torneo y competiste contra gente que es casi profesional, ¿cómo lo viviste desde dentro? 

Sí, competía gente que está en el Centro de Alto Rendimiento y en la Blume, que viajan con el equipo nacional a Campeonatos del Mundo o a las Olimpiadas, incluso, fue un honor compartir competición con gente con tanto nivel. 

-Para llegar hasta aquí has tenido que entrenar mucho, pero, cuéntanos, ¿cómo comenzaste a hacer tiro con arco? 

Empecé cuando tenía siete años porque fuimos a un campamento y me gustó. Yo dije, esto quiero hacerlo y les hice a mis padres ir a Decathlon porque quería que me comprasen un arco, aunque ellos no me dejaban porque era muy pequeñita. Yo les insistí tanto que al final me llevaron a un club. 

-Y les insististe tanto que ahora prácticamente les gusta a ellos más que a ti, ¿verdad? 

Pues sí, mi madre ahora es la presidenta del Club de Tiro con Arco en Bezana y mi padre es el presidente de la Federación Cántabra de Tiro con Arco. Se puede decir que a ellos también les ha picado un poco el gusanillo. 

-Y ahora, después de hablar del pasado, vamos a mirar hacia el futuro. ¿Cuáles son tus próximas metas? 

Me gustaría volver a intentarlo en próximos campeonatos para mejorar esa medalla de bronce. Además, me gustaría irme a estudiar a Madrid para intentar conseguir una plaza, a través de los méritos deportivos, para poder aprender con los mejores entrenadores de España y mejorar.

-En febrero de 2022 participaste en el Campeonato de España, en Castellón, ¿cómo fueron los resultados?

En mi categoría, en cadete, quedé entre las nueve primeras y en la categoría de senior, quedé entre las 17 primeras. No conseguí sacar una medalla como en el año 2020 pero he disfrutado mucho este campeonato. 

-¿Cuánto tiempo dedicas a tus entrenamientos? 

Los sábados y domingos suelo entrenar unas dos horas, aunque a veces hay actividades y no puedo hacerlo todos los fines de semana. También hago trabajo de fuerza en el gimnasio, dos o tres días a la semana, y en mi casa, por mi cuenta, tengo gomas y pesas en el garaje y entreno todos los días. Me gustaría tener más horas de pabellón para poder formarme mejor. En Madrid, por ejemplo, entrenan ocho horas al día. Tienen gimnasio, preparador físico, psicólogo y, por supuesto, entrenan tirando flechas. Aunque tampoco me puedo quejar porque en mi club, uno de los entrenadores, está formado en el KSL International Archery, considerado como la mejor técnica a nivel internacional para el desarrollo del tiro con arco y hay varios entrenadores con nociones en preparación física y gracias a ellos obtenemos tan buenos resultados. Además, he tenido la suerte de entrenar varios años en Asturias, en Corvera, donde aprendí mucho y quedé varias veces campeona de allí.

Comentarios