martes. 16.04.2024

El empate en balonmano es un resultado mucho más difícil que en cualquier otro de parte. La cantidad de goles y acciones de ataque por partido hacen que, al término de los 60 minutos, ver la igualdad total sea casi un acontecimiento. No en vano, esta Liga Plenitude suma solo 20 partidos en empate tras 18 jornadas. En comparación la liga de fútbol cuenta ya 77 duelos en tablas.

Por todo ello son tan curiosos los dos antecedentes entre Bathco BM Torrelavega y Rebi BM Cuenca en los dos partidos disputados en la élite. Ambos duelos entre cántabros y conquenses en El Sargal se han resuelto por un idéntico empate a 28. Mañana, a partir de las 20:30, el partido correspondiente a la jornada 19 de la Liga Plenitude puede desequilibrar esa balanza.

Una situación que gana en componente irónico teniendo en cuenta que puede ser el año de mayor igualdad entre ambos conjuntos. Instalados en la zona media de la tabla, los naranjas buscarán la victoria para seguir enganchados a la parte alta mientras que los locales lo harán con la intención de no perder ese vagón europeo, lastrado por una mala primera vuelta.

La espectacular temporada pasada de los de Lidio Jiménez les llevó a competiciones europeas, algo que han notado en Liga Plenitude. De hecho, su última victoria data del 2 de diciembre, encadenando desde entonces 2 empates y 3 derrotas. Sus buenas actuaciones ante equipos como Bidasoa Irun, Helvetia Anaitasuna o Fraikin BM Granollers han mejorada las sensaciones del equipo, pero no se han traducido en puntos.

La sensible baja de Fede Pizarro, sin embargo, no le quita lustre a una plantilla cargada de nombres importantes en la competición. Nacho Pizarro, Pablo Simonet, Daniel Neves, Álex Pozzer o los 75 goles de Rudolph Hackbarth destacan en una nómina con uno de los mejores porteros de esta Liga Plenitude, el portugués Miguel Espinha.

Mañana a partir de las 20:30, ambos equipos buscarán llevarse 2 puntos trascendentales para el devenir de la segunda vuelta, siempre bajo la atenta mirada de los árbitros Raúl Oyarzun y Aritz Zalagueta.

Cuenca o la igualdad por bandera
Comentarios