viernes. 01.03.2024

El 'Libro Verde para la gestión sostenible del patrimonio cultural' cuenta entre sus ejemplos de buenas prácticas con el 'Plan de Conservación Preventiva de la Cueva de Altamira: una herramienta de gestión integral para el desarrollo de medidas y acciones de conservación de la cueva'.

Se trata de un plan en el que se diseñan e implantan métodos de trabajo y mecanismos de respuesta frente a situaciones de riesgo para la cueva, el arte rupestre y las personas, y cuyas investigaciones han permitido mejorar las condiciones de conservación de la cueva, así como el acceso limitado y controlado de la ciudadanía a la cavidad, ha indicado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

La Cueva de Altamira es un espacio subterráneo formado por galerías y salas de altura variable, que estuvo habitado en dos épocas hasta que hace unos 13.000 años un derrumbe selló su única entrada. En su interior se encuentra un conjunto de pinturas y grabados datados en el Paleolítico Superior, declarado desde 1985 por la UNESCO como Patrimonio Mundial.

Desde su apertura al público, el impacto de los visitantes sobre la cueva ha sido una "preocupación constante", que ha favorecido multitud de estudios e investigaciones. En 2001 se abrió al público la Neocueva, una reconstrucción científica y exacta de la original pensada para las visitas.

La aplicación de sistemas de conservación preventiva tiene un impacto "positivo" sobre la sostenibilidad cultural del bien, estableciendo medidas y acciones que evitan deterioros. A su vez, el Plan ha permitido identificar los principales riesgos para la cueva de Altamira, lo que ha facilitado focalizar recursos humanos y económicos en su investigación, reforzando la sostenibilidad económica en su gestión. Estos factores de riesgo son gestionados e investigados mediante la integración de equipos pluridisciplinares. La investigación aplicada, además de mejorar las condiciones de conservación de la cueva, ha permitido el acceso a la ciudadanía de una manera limitada y controlada. El establecimiento de este aforo limitado se basa en el tiempo que se puede permanecer en el interior de la cueva sin romper la estabilidad ambiental, y que si superara supondría desencadenar procesos de deterioro.

El 'Libro Verde', presentado recientemente por el Ministerio de Cultura y Deporte, busca avanzar en la construcción de un modelo de gestión común que permita hacer frente a los retos presentes y futuros, velar por la coherencia entre las políticas nacionales y los estándares internacionales, fomentar la cooperación entre gestor y comunidad, promover la implantación de instrumentos de evaluación y control e incentivar la adopción de un enfoque proactivo en relación con el desarrollo sostenible. También plantea cuestiones a las que dar respuesta o reflexionar sobre cómo conciliar la conservación del patrimonio cultural con la conciencia ecológica, aplicar criterios de eficiencia energética o conseguir que la tradición se convierta en una aliada para la gestión sostenible.

Asimismo, el 'Libro verde' aspira a lograr la inclusión social a través del patrimonio cultural, facilitar su accesibilidad universal o involucrar a la sociedad en su gestión, como otros de los grandes retos a los que propone enfrentarse para favorecer la democratización y la gobernanza ciudadana. Junto a ellos, propone que la gestión económica de los bienes culturales pueda ser contemplada desde una perspectiva sostenible. El libro puede consultarse online a través del enlace https://www.culturaydeporte.gob.es/libro-verde-patrimonio/po....

El Plan de Conservación de la Cueva de Altamira, ejemplo de buenas prácticas en el...
Comentarios