domingo. 03.03.2024

Vive en mundos paralelos, entre la miseria y la riqueza, entre desahucios y paraísos fiscales. Opta por ser optimista, ha leído veinte libros de autoayuda. ¿De qué sirve sufrir? Si el gobierno asegura que la economía se recupera, él se lo cree siguiendo el manual del completo idiota. Regresa de la compra en el supermercado y está contando la calderilla después de adquirir productos básicos de marcas blancas.

Llega a casa, aprieta un interruptor. No se acuerda: le han cortado la luz. Sigue feliz. Llaman a la puerta y un sicario le dispara cuatro balas a quemarropa. El encargo se lo había hecho la compañía eléctrica. Cuando agoniza desangrándose en el suelo, entra su mujer en el domicilio y grita aterrorizada como si fuera la escena de la ducha de 'Psicosis'. Adeudan tres años de recibos a la compañía de seguros de decesos. Mundo cruel.

Lobotomizado
Comentarios