martes. 05.07.2022

Son muchos los padres que aprovechan los primeros días de septiembre para empezar a equipar a sus hijos para la vuelta al cole. La reserva o compra de los libros de texto es a menudo el primer paso y supone un importante gasto que además, con la crisis, se ha agravado.

Intentar ahorrar no es fácil, porque es complicada la comparativa de precios ya que siempre, en el momento de la reserva, en muchos sitios, aún no se conocen. De hecho, las grandes superficies no informan del precio en el momento de hacer la reserva, por lo que el precio no se sabe hasta que los recoges. Por otro lado, las librerías cercanas, aunque son un poco más caros, identifican mejor los libros por la cercanía a los colegios y gestionan mejor posibles errores y problemas posteriores.

Internet también ha llegado a este sector y las  tiendas online empiezan a despuntar,  pero no hay que olvidar que el libro más económico es el que se reutiliza. La promoción de sistemas de préstamo o intercambio de libros (especialmente si se alientan en el entorno del colegio, a través del AMPA, el Consejo Escolar, etc.), son una forma eficaz de reducir la factura en libros de texto. Y siempre queda el recurso de pedir a amigos o vecinos con hijos más mayores que nos guarden los libros para los años sucesivos. Cambian a menudo, pero muchos sirven si están bien cuidados.

Comentarios