martes. 27.02.2024

Las palabras fluyen con la pasión de una noche cortada por un cuchillo. La escritora lee fragmentos de su último relato entre el silencio cómplice de un público entregado que apenas murmulla para no romper la magia que se ha establecido en la librería. Pero un leve sonido avisa que por la puerta de entrada se mueve el picaporte, imperceptible. Nadie se entera.

Un hombre de gafas redondas y mirada melancólica cumple su ritual: visita a su amada escritora. Solo ella se percata de su presencia fantasmal. Esta vez sí, posa el libro en la mesa, y se marcha con él deslizándose ambos entre la hiedra de la antigua fachada bendecida por el espíritu de Dorian Gray.

El fantasma de la librería
Comentarios