viernes. 19.08.2022

El Palacio de Albaicín de Noja acogerá a partir del próximo miércoles, 2 de agosto, la exposición ‘Carteles para la Democracia’, un recorrido visual a la historia reciente de España a través de la cartelería de las primeras elecciones generales de 1977, de las que se acaban de cumplir 40 años, tras casi otros tantos de dictadura.

La muestra, organizada por el Ayuntamiento de la Villa y que será inaugurada por el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, a las 12 del mediodía, está integrada por 60 carteles originales procedentes de una colección particular de los principales partidos políticos que concurrieron a aquellos comicios –se presentaron cerca de 200 opciones políticas, la mayoría de izquierdas, pero sólo catorce de ellas obtuvieron representación parlamentaria–con los que se abría una nueva etapa democrática en el país.

En 1977, tal y como destaca el díptico informativo de la exposición, el tiempo discurría a toda prisa y los acontecimientos se sucedían día a día, mes a mes: la promulgación del decreto de amnistía para los presos políticos, la legalización de los partidos y los sindicatos o la llegada de los exiliados políticos del extranjero, por poner sólo unos pocos ejemplos, marcaron el inicio de una época emocionante y de una tremenda ilusión, pero sobre todo de una etapa en la que se avecinaban cambios trascendentales en la sociedad española. Un año, en definitiva, en el que el país comenzó a cambiar a velocidad de vértigo y donde en muchas ocasiones la vida cotidiana corría más que la política.

La exposición se completará con la celebración a lo largo del mes de agosto de tres charlas y mesas redondas en la que se analizarán y debatirán cómo fueron aquellos años 

Una cartelería de ámbito regional y nacional que refleja el aluvión de mensajes, lemas, cánticos, octavillas y dibujos que impregnaron esos frenéticos días de campaña electoral –la canción Libertad sin ira, de lejos la más cantada en aquellos días, se convertiría poco después en el himno de la era–, y que abrió, tras casi 40 años de páramo, una nueva aventura profesional a sociólogos, publicistas, politólogos y asesores de imagen y comunicación.

En esta cartelería se podrá reconocer, por tanto, no sólo a quienes fueron los principales protagonistas políticos de esas elecciones generales en España y en Cantabria, sino también cuáles eran las principales preocupaciones de los diferentes partidos políticos y, por extensión, de gran parte de la sociedad española.

Por aquel entonces la sanidad y la educación eran, junto a la pérdida del poder adquisitivo o la Seguridad Social, las principales preocupaciones para la mayoría de los españoles, que aún se debatían, por otra parte, entre dos Españas: una rural, atrasada y olvidada; y otra urbana, más próspera y pujante. Eran, asimismo, años en los que la población inmigrante residente en nuestro país apenas sobrepasaba las 150.000 personas –frente a los casi 4,5 millones de ahora– y en los que muchos españoles –unos dos millones– todavía se veían obligados, al igual que de nuevo ha vuelto a ocurrir ahora, a emigrar para poder garantizar su bienestar o el de sus familias.

En aquellas primeras elecciones democráticas, los cántabros dieron la mayoría con seis representantes en las Cortes Generales a la Unión de Centro Democrático (UCD). Justo de las Cuevas González, Francisco Laínz Gallo, José Miguel Álava Aguirre, José Mariano González-Tarrío Gallego, José Luis del Piñal Ruiz de Huidobro y Ricardo Manuel Bueno Fernández fueron elegidos diputados (los tres primeros) y senadores (los tres últimos). El Partido Socialista (PSOE), por su parte, obtuvo un único diputado: Jaime Blanco García, al igual que Alianza Popular (AP), cuyo cabeza de lista, Modesto Piñeiro Ceballos, resultó igualmente elegido diputado al Congreso. Finalmente, y en representación de Senadores para la Democracia (SD), Benito Huerta Argenta se convirtió en el cuarto senador por Cantabria.

‘Carteles para la Democracia’ pretende en suma que quienes vivieron aquella emocionante época de la historia reciente del país tengan de nuevo la oportunidad de revivirla de algún modo, y que quienes aún no habían nacido –248.325 personas, lo que representa el 42,4% de la población actual de Cantabria, no han cumplido aún los 40 años, según datos del INE– conozcan una etapa que sus mayores vivieron con la intensidad propia de la juventud.

TRES MESAS REDONDAS 

La exposición, que se podrá visitar hasta el 27 de agosto, se completará con la celebración en el Palacio de Albaicín a lo largo del mes de agosto –los días 7, 18 y 25– de tres charlas y mesas redondas en las que diferentes personas del ámbito social, cultural y político de Cantabria analizarán y debatirán cómo fueron aquellos años tan trascendentales para el devenir del país.

En ‘El periodismo en la Transición’, que así se titula la primera de las mesas programadas por el Ayuntamiento, reconocidos profesionales de los medios de comunicación analizarán el papel de la prensa y su decidida contribución a consolidar la nueva etapa democrática que por aquel entonces se abría paso en España no sin dificultades.

Por su parte, en ‘Dibujando la Democracia’, que tendrá lugar el 18 de agosto, diferentes personalidades relacionadas con el arte y la cultura ofrecerán algunas pinceladas de cómo vivieron aquella época en que la vida aún se veía en blanco y negro. Entre otros participantes, el Ayuntamiento ya ha confirmado la presencia a esta jornada del dibujante José Ramón Sánchez, Premio Nacional de Ilustración y autor de uno de los carteles más reconocidos de esas primeras elecciones generales del 15 de junio de 1977.

El ciclo se cerrará con ‘Los políticos toman la palabra’, un encuentro en el que destacados políticos de diferentes partidos, algunos de ellos protagonistas directos de esas elecciones del 77, compartirán su experiencia sobre esa convocatoria electoral y valorarán los principales retos y preocupaciones que en aquellos apasionantes años tenían por delante la sociedad cántabra y española.

Las tres mesas redondas, abiertas al público hasta completar aforo, darán comienzo a las 20 horas.