jueves. 22.02.2024

El Ciclo de Conferencias sobre Prehistoria de Puente Viesgo analizará este miércoles, 30 de agosto, el arte rupestre como un fenómeno mundial, en la novena conferencia de este año, que será impartida por Sergio Ripoll, profesor y catedrático de Prehistoria de la Universidad Nacional a Distancia (UNED).

El Centro de Arte Rupestre (CAR) albergará una vez más, a partir de las 19:30 horas, esta nueva cita del calendario de conferencias programado este año por la Sociedad de Amigos de las Cuevas del Castillo en la ya trigésimo tercera edición del ciclo.

La conferencia de Sergio Ripoll, 'El arte rupestre, un fenómeno mundial', sucede a la impartida por el prehistoriador Pablo Arias sobre el arte aziliense surgido tras finalizar el Paleolítico (11.200 años AC) y que implicó un cambio drástico en la expresión gráfica de los seres humanos.

Como explicó el catedrático de Prehistoria la Universidad de Cantabria (UC), con el período aziliense que sucede al Paleolítico Superior "desaparece el arte figurativo y surge el de motivos geométricos". "Aparecen nuevos códigos de expresión muy distintos al Paleolítico; hay una ruptura con el discurso naturalista, una mayor tendencia a la abstracción y una mayor relevancia de la figura del ser humano", precisó Pablo Arias.

El conferenciante destacó que una de las identidades de este arte aziliense es la decoración de cantos rodados de río pintados con motivos geométricos y pasó a repasar los principales yacimientos prehistóricos de este período, cuyo nombre corresponde a uno de los primeros encontrados, la cueva francesa de Le Mas Azil.

El catedrático de la UC destacó entre los yacimientos españoles del período aziliense la Cueva de los Azules en Asturias o la de Rotalde en Navarra donde se descubrió al denominado Hombre de Loizu. Sobre la cavidad asturiana, Arias recalcó que en ella se han encontrado cantos rodados con óxido de manganeso como parte de un ajuar funerario de una tumba de un período aziliense "del que se han localizado muy pocos enterramientos".

Por su parte, la Cueva de Rotalde acoge uno de los principales depósitos funerarios del aziliense con el cadáver de un joven, el Hombre de Loizu, asesinado de manera violenta con un golpe en el cráneo.

Arias matizó que el período aziliense se inició antes en Francia que en la Península Ibérica y que cambios similares en las reglas y motivos artísticos a los registrados en el sudoeste de Europa también se dieron en Oriente Próximo y en Sudamérica.

El ciclo de Prehistoria de Puente Viesgo aborda este miércoles el arte rupestre como un...
Comentarios