jueves. 22.02.2024

El Ciclo de Conferencias sobre Prehistoria de Puente Viesgo analizará este miércoles, día 23, el arte del Aziliense y su contexto en la octava conferencia programada por la Sociedad de Amigos de las Cuevas del Castillo, que impartirá el prehistoriador Pablo Arias en el Centro de Arte Rupestre (CAR) de Cantabria a partir de las 19:30 horas.

La conferencia del catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria, 'Cantos pintados, tumbas y huesos grabados: el arte Aziliense y su contexto', se remontará a una cultura prehistórica que se extendió por la región cantábrica española y Francia entre hace 10.000 y 8.000 años.

Pablo Arias sucede en la lista de conferenciantes invitados este año a la trigésima tercera edición del ciclo a su colega portugués André Tomás Santos, que repasó los descubrimientos arqueológicos en el yacimiento de arte rupestre paleolítico del Valle del Côa, uno de los más importantes al aire libre de Europa.

Según ha informado la organización en un comunicado, el prehistoriador luso precisó que hasta el momento se han encontrado 60 asentamientos de arte rupestre; cuatro de ellos con arte mueble, 600 paneles pictóricos y 126 piezas de arte mueble en piedra.

Santos recordó que en el yacimiento prehistórico del Valle del Côa se han localizado instrumentos de sílex procedentes de la meseta castellana, lo que indica que "el entorno del Côa era mucho mayor dentro de una región más amplia".

El ponente repasó las distintas campañas de excavaciones arqueológicas realizadas en el yacimiento portugués, situado a lo largo de varios kilómetros junto al río Côa que da nombre al valle, donde se han encontrado hasta ahora miles de dibujos grabados de animales (caballos, uros, ciervos y cabras) y de figuras abstractas.

Según el prehistoriador, la temática del arte del Valle del Côa es la propia de su región geográfica, aunque la diversidad temática y estilística es "más marcada" que en otros lugares y hay temas que sólo se representan en el Côa y a veces "con un gran impacto visual".

Tomás aclaró que estos grabados se distribuyen en cuatro fases desde hace 30.000 a hace unos 12.000 años de antigüedad. De la primera fase (30.000-23.000 años de antigüedad) se han descubierto 475 unidades gráficas con 70 rocas grabadas con figuras animales de uros, caballos y cabras); y de la segunda (entre hace 23.000 y 18.000 años), se han identificado otras 125 rocas con los mismos motivos temáticos animales y figuras antropomorfas. En la tercera fase, que fechó entre hace 18.000 y 14.000 años de antigüedad, se han encontrado 960 grabados en 151 rocas con la misma temática de las fases anteriores.

Por último, en la cuarta y última fase (entre 14.000 y 12.000 años de antigüedad) es donde se han encontrado más muestras de arte rupestre con más de 2.000 unidades gráficas en 450 rocas con grabados.

El Ciclo de Prehistoria de Puente Viesgo aborda este miércoles el arte del Aziliense y...
Comentarios