miércoles. 28.02.2024

La Biblioteca Nacional de España (BNE) ha inaugurado este miércoles la exposición 'Beato de Liébana: La fortuna del Códice de Fernando I y Sancha', que muestra "en detalle" uno de los Beatos "más célebres" de los que se conservan de la Edad Media y que servirá para impulsar la promoción y relevancia de la celebración del Año Jubilar.

La muestra, organizada en colaboración con el Gobierno de Cantabria y comisariada por Sandra Sáenz-López Pérez, se podrá visitar desde mañana hasta el 27 de agosto en la antesala del Salón de Lectura María Moliner.

En ella se exponen 25 obras, todas de la BNE, junto al original y el facsímil del Beato de Fernando I y Sancha, gentileza de Moleiro Editor. Se trata de uno de los Beatos más célebres de los aproximadamente 40 ejemplares que, entre códices y fragmentos, se han conservado de la Edad Media.

El vicepresidente de Cantabria, Pablo Zuloaga, ha asistido este miércoles en Madrid a la inauguración de la muestra junto la directora general de Acción Cultural del Gobierno regional, Gema Agudo; la directora de la BNE, Ana Santos, y la comisaria de la exposición, Sandra Sáenz-López. "Difundimos una de nuestras joyas, el Beato de Liébana, en una exposición magnífica que sirve para dar relevancia al Año Jubilar Lebaniego, dar conocimiento a toda Liébana y reconocer que Cantabria es el origen de la cultura", ha destacado Zuloaga en la capital, donde también ha reivindicado el patrimonio cultural originario de la Comunidad Autónoma con Altamira y las cuevas prehistóricas, declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO.

El vicepresidente también ha puesto en valor la importancia de la promoción de la economía y actividad cultural realizada por su departamento como alternativa al turismo estacional y las consecuencias que genera. "Con la cultura generamos más economía y más y mejor empleo, y estar hoy en Madrid es garantía de futuro y de dar a conocer Cantabria desde el plano cultural", ha resaltado tras la apertura de la exposición.

La exposición sobre el Beato de Liébana bucea entre los folios de este documento manuscrito para descubrir una de las obras artísticas "más fascinantes" de la Alta Edad Media, protagonista, además, de una parte, fundamental de la historia del libro medieval iluminado.

Según la BNE, se conservan casi cuarenta Beatos, entre códices y fragmentos, copiados principalmente entre finales del siglo IX y principios del XIII. La obra se convirtió en un best seller medieval. El ejemplar de la BNE -manuscrito custodiado en la institución desde sus orígenes- recibe el nombre de sus promotores, Fernando I y Sancha, es uno de los pocos Beatos de encargo regio, y destaca por su cuidada factura material y riqueza artística. Actualmente, el 'Códice de Fernando I y Sancha' se encuentra custodiado bajo estrictas medidas de conservación.

En la exposición se sigue el rastro de este Beato desde su origen, a través de la historia y las manos de quienes lo poseyeron y consultaron. El manuscrito pasó por diferentes ciudades: de León a Madrid, Toledo, Plasencia (Cáceres) y Mondéjar (Guadalajara), de donde era Gaspar Ibáñez de Segovia, marqués de Mondéjar (1628-1708), su último propietario. Su biblioteca fue incautada por Felipe V durante la guerra de Sucesión, pasando así el Beato de Fernando I y Sancha a la Biblioteca Real, germen de los fondos librarios de la actual BNE.

COMENTAR EL APOCALIPSIS

Tradicionalmente se acepta que el mensaje divino del Apocalipsis fue transmitido en la isla de Patmos a Juan, identificado con el apóstol San Juan y con el autor del Evangelio que lleva su nombre.

Según detalla BNE, se trata del texto más simbólico y hermético de la Biblia, lo que muy probablemente motivó la aparición de comentarios que lo interpretaran. Muchos autores abordaron esta tarea: Victorino de Pettau (ca. 250-304), Ticonio (ca. 330-ca. 390), Apringio de Beja (m. 540) y, en la segunda mitad del siglo VIII, Beato de Liébana, que lo dividió en sesenta y ocho partes, cada una de las cuales constituía una "historia" (storia).

Estas historias iban seguidas de una explicación (explanatio), basada en textos patrísticos y comentarios propios. Al inicio de su Comentario, Beato presenta la obra como su "librito", y lo describe como "la llave de toda la biblioteca".

La Biblioteca Nacional ofrece una exposición sobre el Beato de Liébana
Comentarios